Fundado y ampliado varias veces, el Hospital Santo Tomás sigue siendo referencia como centro de salud

    295
    0

    Texto: Juvenal Cubillán

    Foto: Archivo

    Como una obra muy grande para su época, denominada por muchos un elefante blanco, el 1ro. de septiembre de 1924, el entonces Presidente de Panamá, Belisario Porras,  inaugura un conjunto de edificios en la ubicación actual del Hospital Santo Tomás, para ofrecer un nuevo y moderno centro de salud. El acto fue multitudinario. Más de 4 mil personas asistieron.

    Diseñado por el arquitecto estadounidense James Cady Wrihgt y construido en la avenida Balboa, su área inicial era de 5 hectáreas de las cuales, 3 se destinaron a las edificaciones, calles, aceras y estacionamientos, y 2 eran de jardines, que fueron declarados monumentos históricos nacionales, mediante Ley 26 de 1986.

    Durante su edificación, la oposición política del Presidente Porras criticó el proyecto, calificándolo de elefante blanco, pero el tiempo justificó. 30 años después, cuando se encontraba en sus últimos días, y no pudo encontrar cama en este hospital, ante lo cual tuvo que asistir a un hospital privado, donde murió a los 85 años en 1942. El hospital que las personas decían que era una exageración para el país pequeño, no pudo manejar la demanda.

    Durante su evolución como centro dispensador de salud, sus antiguas salas se convirtieron en hospitales independientes, como es el caso del área pediátrica, que se convirtió en el Hospital del Niño y la sala oncológica, en el Instituto Oncológico Nacional.

    Tres siglos de historia

    El Hospital Santo Tomás inició su funcionamiento el 22 de septiembre de 1702 como una residencia para enfermos desahuciados y auspicio para mujeres de escasos recursos que no tenían dónde ir, fecha en que se celebra el santoral de Santo Tomás de Villanueva, como iniciativa del Obispo de Panamá para la época Fray Juan de Arguelles. Posteriormente, en 1819 se inicia la construcción de las nuevas instalaciones para reemplazar el viejo centro y en 826 se fundó un nuevo Hospital Santo Tomás.

    El moderno Hospital Santo Tomás

    Para finales del siglo XX, se inicia el proyecto de ampliación y modernización del nosocomio; se inició la construcción del nuevo complejo hospitalario derribando 5 edificios y reemplazándolos por 4 nuevos más grandes para ofrecer los servicios más cerca uno del otro. Algunos edificios fueron evacuados, pero se conservaron ya que son considerados monumentos históricos y los planes son, seguir progresando y renovándolo como museo u oficinas administrativas para del centro médico.

    Hoy, ​ es uno de los más grandes hospitales de enseñanza en el país y es considerado como un centro de Trauma Nivel I, ofreciendo varios programas de enseñanza en las áreas de medicina médica-quirúrgica, enfermería, farmacia, nutrición, enfermería, fisioterapia, odontología y técnicos en radiología, entre otros.