Nacionales

¿Estamos preparados para afrontar un sismo de gran magnitud?

4132
0

Basado en la experiencia que tuvo la ciudadanía durante el fuerte sismo (5.1 Mw) que estremeció a la ciudad de Panamá en la madrugada de este sábado, surge de nuevo la pregunta en estos casos: ¿estamos preparados para afrontar un evento sísmico de mayor magnitud? ¿tienen los ciudadanos la información necesaria para protegerse durante este tipo de situaciones?

En el caso de Panamá, las incógnitas se entrelazan con sus características urbanas, compuesta por una gran cantidad de rascacielos, entre ellos doce que se cuentan en la lista de los más altos de Latinoamérica. Esta realidad abarca, más allá de la educación ciudadana para afrontar desastres naturales, el tema de la normativa para la construcción de edificaciones antisísmicas.

La conclusión de muchos expertos, entre ellos ingenieros civiles, arquitectos y funcionarios de seguridad, es que no existe una sólida formación ciudadana en este sentido y se requiere un mayor esfuerzo para minimizar el impacto de estos fenómenos en una ciudad como la nuestra.

Por otra parte, en el caso de las normativas urbanas antisismos, existes especificaciones y regulaciones que deben ser cumplidas por quienes desarrollan proyectos de construcción, no obstante, el punto es saber si realmente se cumplen y si las instancias que emiten los permisos respectivos realizan las inspecciones durante el proceso de construcción.

¿Existen riesgos de terremoto en Panamá?

Fuentes del Instituto de Geociencias de la Universidad de Panamá han señalado que el Istmo yace sobre una “zona de fractura”, una de las más activas de América Central, semejante a la falla de San Andrés, en California, Estados Unidos.

En este contexto, los análisis detallan que el tipo de suelo influye en el efecto de un sismo, tal es el caso de la Cinta Costera  y Costa del Este, que fueron construidas sobre rellenos, el impacto de las ondas sería menos brusco, aunque se prolongaría por más tiempo, como ‘una gelatina’, han descrito los expertos. En consecuencia, esta realidad debe ser tomada en cuenta a la hora de construir cualquier edificio.

Microplaca de Panamá

El Istmo de Panamá está situado sobre una microplaca tectónica denominada “Microplaca de Panamá” la cual está rodeada por cuatro placas tectónicas mayores: la placa Caribe, al norte; la de Nazca, al sur; placa Sudamericana, al este, límite con Costa Rica; y placa de Coco, al suroeste”. Así lo resume el portal inicial de la IGC Panamá de la UP, mostrando en este mapa un histórico de los puntos sísmicos del país.

Es esa la razón por la que el epicentro de los sismos que afectan al país siempre se ubica en la misma zona: Puerto Armuelles, el norte de San Blas, el sur de Azuero, la provincia del Darién o el oeste de Bocas del Toro, áreas todas cerca de los límites de placa.

El último sismo que causó daños materiales, aunque sin saldo de lesionados en la capital panameña, se registró en 1971, tuvo una magnitud de 5,6 en la escala de Richter.

Asimismo, han sido recurrentes en los bordes de la microplaca de Panamá los sismos con magnitudes iguales o mayores a 7 grados, como el de 1934, que sacudió David y Puerto Armuelles con intensidad de 7.7 grados.

Se volverán a repetir

“En geología los eventos que sucedieron en el pasado histórico se volverán a repetir (…) hace 80 años que no tiembla fuerte. A lo mejor ya estamos llegando al punto de caramelo para que nos sorprenda con un sismo grande”, advirtió en su momento, hace unos cuatro años un experto sismógrafo del IGC.

Con estas referencia entendemos que Panamá es un país propenso a movimientos telúricos de menor o mayor intensidad, razón por la cual todos debemos estar preparados para afrontarlo. Desde el Estado, contando con un centro de análisis y anticipación de estos fenómenos naturales; hasta los ciudadanos, sabiendo exactamente qué hacer si un sacudón como el de este sábado lo despierta a la 1 de la madrugada.

Recomendaciones básicas: 

  • Conserve la calma y espere que el evento culmine protegiéndose bajo una mesa o columna en posición fetal cubriéndose la cabeza.
  • Tranquilice a las personas que estén a su alrededor.
  • Desaloje el recinto donde se encuentre.
  • Diríjase a los lugares seguros previamente establecidos; en general se ha comprobado que cuando las paredes o techos caen queda una zona de sombra que constituye un hueco en el que se puede salvar de ser aplastado.
  • No utilice ascensores.
  • Aléjese de ventanas y objetos que puedan caer, deslizarse o quebrarse.
  • No se apresure a salir, el sismo dura sólo unos segundos y seguramente el temblor terminará antes de que usted lo haya logrado.
  • De ser posible, cierre el gas, corte la luz y evite prender fósforos o encendedores o cualquier fuente de incendio.
  • Mantenerse alerta porque aunque el sismo no sea muy intenso, puede ser precursor de uno mayor. No se confíe.