Vida y Salud

¿Qué hacer cuando notamos que nuestro niño tiene problemas de lenguaje?

784
0

Texto: Fundación Oír es Vivir

Uno de cada 5 niños aprenderá a hablar o a usar palabras más tarde que otros  de su edad. Algunos pequeños también mostrarán problemas de comportamiento porque se frustran cuando no pueden expresar lo que necesitan o quieren, debido a estos retrasos en el lenguaje.

Los retrasos simples del habla a veces son temporales. Es posible que se resuelvan solos o con un poco de ayuda adicional de la familia, por lo que es importante que estimule a su hijo para que “hable” con usted con gestos o sonidos, y que usted pase mucho tiempo leyendo, jugando y hablando con su bebé o niño pequeño.

En algunos casos, su hijo necesitará más ayuda de un profesional capacitado, un terapeuta del habla y el lenguaje, para aprender a comunicarse. A veces los retrasos pueden ser un signo de advertencia de un problema más grave, como pérdida auditiva, retraso del desarrollo en otras áreas o incluso, un trastorno del espectro autista (TEA).

Los retrasos del lenguaje al inicio de la infancia también podrían ser un signo de un problema de aprendizaje que posiblemente no se diagnostique hasta los años escolares.

Es importante que le hagan una evaluación auditiva a su hijo si usted está preocupado por su desarrollo del lenguaje.

­Para observar
­
­Si el desarrollo de su hijo parece estar retrasado o muestra cualquiera de los comportamientos que se listan a continuación, consúltele al médico pediatra. A veces los retrasos del lenguaje se producen junto con estos comportamientos:

-No se acuna como otros bebés.
-No le devuelve una sonrisa.
-Actúa como si estuviera en su propio mundo.
-No parece darse cuenta de que usted está en la habitación.
-Prefiere jugar solo; parece “ignorar a los demás”.
­-No parece notar determinados ruidos (por ejemplo, parece que escucha la bocina de un auto o el maullido de un gato pero no cuando usted lo llama por su nombre).
-No parece tener interés en los juguetes ni en jugar con ellos, pero le gusta jugar con objetos de la casa.
-Puede decir el abecedario, números o palabras de canciones publicitarias de la televisión, pero no puede usar palabras para pedir las cosas que quiere.
-No parece tenerle miedo a nada.
-No parece sentir dolor de una manera habitual.

Más información sobre este tema:

👶🏻 Retrasos en el Lenguaje y en los Logros del Bebé