Reportajes Especiales

El ahorro con propósito es la llave para mejorar tu calidad de vida

429
0

No es lo mismo ahorrar, que ahorrar con un propósito. Si ya tienes el hábito de reservar dinero de forma habitual, es una excelente práctica. Pero, ¿te has detenido a pensar por qué y para qué estás creciendo tu cuenta de ahorros? Muchas personas guardan “por si acaso”, para el futuro… pero sin un objetivo claro, tampoco hay una motivación.

El ahorro con propósito es un dinero que se preserva y que luego se invierte en un proyecto o sueño específico. Pero hacerlo requiere de ciertas buenas costumbres. Entre éstas, dejar de gastar en lo que no necesitas.

El sueldo no da para ahorrar

¿Te suena familiar? Ciertamente son muchos los que piensan que su sueldo mensual no les permite ahorrar, “pero sí se puede”, asegura la neuro coach y contadora pública, Daniela Salazar (@neurodany), y una forma de hacerlo es ahorrar con propósito. “Lo primero que vas a hacer es estructurar todas tus finanzas. Es decir, establecer cuánto ganas y cuánto realmente gastas al mes”. Aunque suena fácil, una gran mayoría de personas no tiene claro qué son todos esos egresos. Y sucede que tampoco lo quieren ver.

Cuando tú lo estructuras, empiezas a priorizar. Te das cuenta de  que gastas de más en algunos rubros. Dicho de otra forma, tienes una fuga de dinero”, advierte la experta. Cuando la persona lo descubre e inmediatamente toma correcciones, empieza a notar un saldo a su favor. “Ese sobrante lo vas a ahorrar, pero con un propósito: invertir”.

 Según Daniela, es un dinero que se debe poner a trabajar y no dejarlo dormir el sueño eterno en un banco, “porque debemos también tomar en cuenta el tema inflacionario. La inflación es un enemigo invisible … no lo notas”.

¿Cómo genero un mayor ingreso?

 Ahora ya sanaste tus finanzas, te concientizas y descubres que, en efecto, hay un dinero “extra” que puedes empezar a ahorrar. Paso siguiente: proponte un objetivo. ¿Qué quieres hacer o necesitas a corto o mediano plazo? Ya establecido ese ahorro con un propósito, viene la siguiente interrogante: ¿En qué voy a invertir ese ahorro? La mayoría de la gente piensa que se necesitan miles de dólares para siquiera pensar en realizar una inversión, pero la especialista en finanzas asegura que no es así.

Se creativo. Te pongo un ejemplo, piensa que, para generar una entrada adicional, te vas a dedicar a producir duros. Y para ello vas a invertir unos $50 o $100 dólares. Quizás no te produzca mucho al inicio, pero será rentable”, asegura Daniela. “Y ahí no termina todo. Ya te empieza a ir bien con la venta de los duros, por lo que decides, esta vez, invertir en un curso para hacer masajes, una pasión que siempre has tenido. Resulta que ahora, los fines de semana, das masajes, pero adicional, vendes duros y también mantienes el ingreso por tu sueldo mensual”.

Cuando ya se tiene esa estabilidad, todavía existe la capacidad de invertir, generando ingresos pasivos (actividades que producen beneficios económicos sin necesidad de trabajar) como, por ejemplo, en la bolsa de valores. De esa manera se tiene el dinero distribuido en distintas áreas, con tres ingresos adicionales al sueldo fijo.

Es solo cuestión de ponerte la meta, establecer plazos, y fijar el monto que quieres ahorrar e invertir, para finalmente, llegar a esa calidad de vida que tanto te mereces. Y sí, sí puedes logarlo.

Para más tips: @neuroinversionista   www.neuroinversionista.com

Para más información: [email protected] / 6670-7680