Nacionales

¿Las celebraciones familiares representan peligro?

378
0

Indican los expertos y las autoridades epidemiológicas, que los rebrotes locales suelen producirse después de celebraciones familiares o reuniones sociales, incluso aquellas que se organizan al aire libre. Aunque se trate de conversaciones con miembros de una misma familia o amigos, estos eventos aumentan las posibilidades de que el virus se disperse y multiplique.

Es normal que la gente busque el contacto social, pero no se puede olvidar que una sola persona asintomática, es capaz de convertirse en un “superdifusor”, sobre todo porque algunos estudios indican que en este momento, cuando aún los síntomas no son tan evidentes, la carga viral en la garganta parece ser particularmente alta; y hay otro grupo que parece propagar los virus más y durante más tiempo que otras, debido a su sistema inmunológico o a la distribución de los receptores del virus en su cuerpo.

Es posible controlar las circunstancias que favorecen un evento de superdifusión: llevar mascarilla en reuniones familiares, la sanitización y mantener distanciamiento.

Si se identifica un foco de infección, se debe aislar a todas las personas de contacto y practicarles la prueba. Y aunque cada país toma diferentes medidas de restricción, todo depende, en definitiva, del comportamiento social de cada individuo.