Nacionales

¿Conoces la efectividad de los diferentes tipos de mascarillas?

1055
0

El uso de las mascarillas se ha hecho obligatorio en casi todos los países del mundo.  Las hay de muchos modelos y materiales, y ya prácticamente se han convertido en un accesorio, que hasta se combina con la ropa. Pero no podemos descuidar que su uso principal es el de protegernos y evitar contagiarnos del actual virus que afecta a la humanidad: la Covid19.

Mascarillas quirúrgicas

Según explican los especialistas, este tipo de mascarillas  no ofrecen protección a sus portadores, sino a su entorno. Las tradicionales azules, han sido desplazadas por muchas personas por las de colores y aunque suelen verse todas iguales, su protección varía según  la eficacia que ofrece para filtrar bacterias, resistir la humedad y la respiración. Algunas cuentan con filtros para retener  los aerosoles exhalados por la persona que la usa, de tal modo que, si estamos contagiados, éstas evitarán en buena medida la propagación del virus. Las más resistentes son las del tipo II R. Son las más utilizadas por ser las más cómodas y  no dificultar tanto la respiración.

Las mascarillas desechables, que constan de tres capas de polipropileno, no deberían usarse más de una vez, porque son capaces de mantener virus y bacterias en su superficie. No se recomienda guardarlas (tras su uso)  en bolsas de plástico, porque allí se conserva la humedad y favorece el cultivo de microorganismos.

Mascarillas FFP

Las llamadas mascarillas FFP (Filtering Face Piece) poseen filtros integrados que pueden impedir el paso de partículas diminutas y aerosoles. Las hay en tres categorías:

FFP1: filtra por lo menos un 80 por ciento de las partículas de hasta 0,6 micrómetros;

FFP2: filtra  al menos el 94 por ciento. Éstas, son equivalentes a las  N95 o N95 NIOSH.

FFP3: filtra un 99 por ciento.

En todos los casos, estas mascarillas tienen una muy buena protección, pero siempre va a depender del buen uso que se le dé: bien colocada y adherida al rostro, sin dejar al descubierto ni la nariz, ni la boca

Mascarillas con válvulas

Las mascarillas FFP con válvulas facilitan la salida del aire que se expele y en consecuencia, también la de los virus. Por lo tanto, protege a quien la usa, pero no de igual manera a quienes están a su alrededor.

 

Pantallas protectoras

Las  pantallas de acrílico no son equivalentes a las mascarillas y no las reemplazan. Protegen los ojos y son capaces de detener el paso de los aerosoles que caigan directamente sobre el acrílico, pero tanto los costados y la parte inferior quedan al descubierto. Por lo tanto, deben usarse como complemento, siempre del cubreboca.

Mascarillas artesanales

Las mascarillas de confección casera o de marcas sofisticadas, pero en ambos casos, de tela; no impiden el contagio aunque dificultan que un infectado esparza el virus a su alrededor. Por lo general las telas empleadas no tienen propiedades de filtro y sus tejidos dejan pasar los aerosoles. Lo mismo ocurre con chales y bufandas. Aunque, como dice el viejo dicho, peor es nada.

Ninguna medida, por si sola, es 100% efectiva; por lo que hay que seguir las recomendaciones de los expertos:  mantener la distancia recomendada, lavarse las manos minuciosamente, usar frecuentemente gel alcoholado; y por supuesto, utilizar siempre la mascarilla.