Comunidad

Naturales o artificiales, el arbolito es el protagonista de los hogares en Navidad

1536
0
SONY DSC

Es la estrella en todos los hogares cuando los aires navideños llenan de un espíritu especial todo el ambiente. Es una ilusión bonita para la familia y en especial para los niños, no solo por su colorido y adornos sino también porque allí es donde reposan los regalos todos los días hasta que son entregados durante la Nochebuena.

En Panamá hay mucha variedad en frondosidad, tamaño y precios; también se consiguen artificiales y naturales. Cada quien lo escoge de acuerdo a su preferencia, necesidades y presupuesto.

Hicimos un recorrido por algunos puntos donde están a la venta, como La Casa del Jamón en Costa del Este para conocer tamaños y precios. Allí Alejandra Sierra, gerente de Ventas manifestó “que la época navideña es muy linda, es para pasarla en familia, y por eso una de las principales cosas que uno busca es el árbol y la gente lo busca frondoso, que sea de buen tamaño, que esté verde y que tenga una fragancia bastante fuerte, esas son básicamente las cualidades que uno busca de un árbol de Navidad”.

Ricardo Gago, propietario de Empresas Gago explicó que tienen 2 clases de arbolitos, unos son canadienses y otros son provenientes de Estados Unidos; en ambos casos hay de 7 hasta 12 pies y los precios oscilan en 70 balboas (Los de 7 pies), mientras que los arbolitos americanos en los mismos tamaños valen 75 balboas, y así va subiendo hasta los más caros, dependiendo del tamaño y de la calidad del árbol.

Dijo que este año trajeron 22 contenedores de arbolitos naturales. “Que pasen muy felices fiestas en unión a la familia, que todos se unan, los que se odien, los hermanos que estén separados por algún motivo, que en estas fiestas se unan en torno al Señor Jesús.  Hay que seguir adelante”, aprovechó el grabador Ricardo Gago para enviar este mensaje.

En supermercados Rey también ya es tradición buscarlo y allí hay diversos precios, dependiendo por supuesto de su tamaño y frondosidad. Comienzan en 40 balboas y llegan hasta 100 balboas.

Mucha gente espera correr diciembre para que su árbol esté bonito en 24 y 31 de diciembre pero pasa con frecuencia que ya para el día 15 están agotados.

Adornarlo es otro presupuesto, así que dependiendo del lugar donde compre las piezas y su calidad, podría invertir entre 80 y 200 balboas, de acuerdo también a la cantidad de adornos y luces.

Tradición milenaria

Una de las versiones más sonadas sobre el origen del arbolito de Navidad cuenta que nació en Alemania en el siglo VII, como ícono de los cristianos más destacados para celebrar la llegada de Jesús al mundo.

San Bonifacio, conocido evangelizador inglés del pueblo germano durante los años 700, trasformó la tradición Celta de alumbrar la copa de los árboles para venerar diferentes dioses, a venerar a un único Dios.

Desde entonces la estrella de Belén es la que reposa sobre su copa, y poco a poco, símbolos se fueron agregando a lo largo de sus ramas. Manzanas rojas, verdes y amarillas que se colocaban en sus inicios significaban las distintas tentaciones que debemos evadir, que ahora se traducen en las características bambalinas. Las pequeñas velitas de otrora, ahora son las extensiones de luces. Los lazos también se hicieron presentes para figurar todas las uniones, el amor que es la esencia principal de Dios.