Nacionales

EDITORIAL| Año Nuevo de buenos augurios

814
0

El año 2017 se muestra con pocas variaciones en términos económicos para Panamá, aunque se prevén avances significativos en grandes obras de infraestructura y servicios que deben tener un impacto positivo en la dinámica financiera del país.

Luego del “frenazo” que sufrieron los principales indicadores en el 2016, que obligaron a los organismos multinacionales a modificar sus predicciones acerca del crecimiento de Panamá en el cierre de 2016 y consecuentemente en el 2017, el país se dispone a lograr el repunte necesario que le sigan manteniendo en el trono de las economías de más rápido crecimiento en todo el mundo y la más próspera en todo el sector.

De acuerdo con un informe del Banco Mundial, las principales fortalezas de Panamá para este período que recién comienza se concentran en los avances de obras como la segunda línea del metro, la cual mantendrá activas las inversiones en esta materia; el tránsito por el Canal ampliado, que triplicaría los ingresos por concepto del “peaje” trasatlántico; así como las inversiones derivadas de la actividad bancaria, inversión pública en general y el crecimiento de la actividad turística. A esto debemos agregar el proyecto de construcción del Puerto de Corozal, que busca ampliar la capacidad de manejo y almacenamiento de carga de Panamá, extendiendo significativamente los beneficios económicos de la ampliación del Canal.

Frente a estos escenarios, que parecen ser de muy buenos augurios para los panameños, el gobierno sigue en deuda en su lucha contra la pobreza, a pesar de que esta materia registra avances importantes que dan fe de un esfuerzo sostenido. Los niveles de pobreza y pobreza extrema siguen siendo elevados en algunas regiones, como el caso de las comarcas, donde el nefasto indicador alcanza el 70 por ciento.

Al parecer, este año que recién inicia se muestra bien encaminado, no obstante, no se deben perder de vista acciones dirigidas a resolver temas estructurales que se perfilan como elementos frenadores del desarrollo, entre estos, los principales son la educación, el ordenamiento territorial, urbanístico y la eficiencia de los organismos públicos.