Bella Vista News

Olores fétidos y desperdicios recorren el parque Harry Strunz

997
0
Foto: Nervis Araujo

“La ciudad y el capitalismo atomizan al individuo. No podemos esperar que en una urbe moderna los vecinos participen para lograr los cambios necesarios,  pero no es una acción perversa, es normal”. Así inicia el encuentro con Felipe Rodríguez, un vecino de Obarrio, preocupado por la realidad que afecta la comunidad pero es absolutamente consciente de que así es el modernismo pero a la vez sabe que no se puede desistir para mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Forma parte de un pequeño grupo operativo, denominado Comité de Acción de Obarrio, tan minúsculo que solo tiene 5 miembros, quienes, ante la inactividad de la Asociación de Propietarios y Vecinos, iniciaron una lucha campal y han conquistado algunos propósitos, como la paralización de la instalación de algunas fondas que ya tenían permiso de operación por parte de la Junta Comunal de Bella Vista, pero ellos se movieron ante el Ministerio de Salud y otros organismos para evitarlo.

“Existe una directiva pero ya está desarticulada debido a que la mayoría es de edad muy avanzada y están cansados, además los vecinos no participan; ellos tiraron la toalla; esa gente fue aporreada, de verdad los aplastaron desde el gobierno de Martín Torrijos que abrió la especulación inmobiliaria junto a Balbina Herrera, ministra en ese momento. Ellos hicieron todo lo que pudieron y hasta gastaron mucho dinero por su barrio pero se cansaron de que no los escucharan”.

Foto: Nervis Araujo
Foto: Nervis Araujo

Más por los vecinos

Rodríguez, sociólogo de profesión, investigador y coordinador del comité, dice con notorio orgullo que lograron salvar el parque Harry Strunz al evitar que una empresa privada construyera un parking subterráneo, por lo menos en promesa por parte del Alcalde ya que no ha firmado nada pero el asunto es que “era ineficiente, irracional, ya no tendría capacidad para más de 300 vehículos y hubiésemos perdido muchos árboles centenarios al ser intervenido de esta manera”.

Un asunto que no huele bien

El problema que les roba la paz en este momento es una tubería rota que descarga grandes cantidades de aguas negras en el parque Harry Strunz, manteniendo permanente un riachuelo colmado de olores fétidos y desperdicios. Explica que estas aguas están ocupando el canal de las de lluvia debido a que la tubería de aguas negras que atraviesa el parque fue obstruida, posiblemente  donde están los bancos Banisi y Capital por lo que se regresan y salen por una rotura que hay en calle 57. “Es probable que  la rompieron para que descargara más rápido en el parque y así evitar que se produzcan inundaciones en residencias y comercios de calle 56 y 57”. Los vecinos exigen que la Junta Comunal de Bella Vista actúe inmediatamente en este asunto que puede traer peores consecuencias, como epidemias.