Jorge Chambonnet:“Respetamos la equidad de género bajo un enfoque integral”

    456
    0

    Nervis Araujo Rincón

    Seguramente al leer su apellido, muchos recordarán el almacén Chambonnet y la Quinta Avenida, que estaba en La Central. Pues el fundador fue su abuelo

    Su talante decidido y retador, está en sus genes, así como el  color de su piel y ojos. Tras 12 años hilando ideas creativas desde el portal de una agencia de su publicidad y 5 más desde su propia empresa de marketing, hace un poco más de 80 días asumió la titánica misión de combatir los peores problemas sociales, a la cabeza de la Secretaría Nacional para la Prevención de la Delincuencia Juvenil, adscrita a la Presidencia de la República.

    Jorge Eduardo Chambonnet La Duke, licenciado en Mercadeo y Publicidad, con un máster en Marketing Internacional, quizás sin presagiar, sigue los pasos de su bisabuelo  Albert, quien fue coronel de la policía de Nimes, en Francia, durante la Revolución Francesa, período en el que fue asesinado en una plaza de la localidad. Fue tal su impronta que dos calles llevan su nombre, y hoy, 220 años después, sus descendientes le admiran y su apellido circunda Panamá.

    Esta dependencia trabaja con el apoyo de psicólogos y desde la espiritualidad, con líderes de la religión evangélica, quienes ayudan mucho en un proceso de resocialización. La labor es interinstitucional, donde participan Mitradel, Ampyme, Minsa, Ministerio de Seguridad, Meduca, Inadeh, Casa Esperanza, Fundación Esperanza, entre otros organismos.

    Recientemente hicieron una jornada en San Miguelito, donde varios jóvenes entregaron 6 armas de fuego y a cambio, se les consiguió un empleo. Es parte del plan que despliegan para ir sacándolos de las bandas delictivas. Hay 204 pandillas en Panamá.

    Explica Chambonnet que gestionan desde tres factores: Prevención primaria, que se enfoca en los niños que no han cometido delito pero que están en un ambiente de riesgo social; el otro factor es el secundario, que aborda a jóvenes de 15 a 29 años, que han estado involucrados en algún delito y el terciario es la inserción social de los reclusos.

    Entre los objetivos de esta secretaría están:

    • Diagnosticar condiciones de vulnerabilidad y exposición en riesgo social en la población de 15 a 29 años.
    • Articular y generar políticas de prevención de la delincuencia con las distintas instituciones nacionales e internacionales.
    • Supervisar programas en prevención primaria, secundaria y terciaria.

    Acciones

    Entre los proyectos que desarrollarán próximamente está la construcción de canchas en sectores de alta incidencia delincuencial, como lo es el distrito de San Miguelito, Panamá Oeste y Este. La idea es que haya espacios para desarrollar el deporte al aire libre y esparcimiento. Allí se darán programas de tecnificación deportiva, con el apoyo de ligas de diferentes corregimientos, coordinados  con la Alcaldía de Panamá y las juntas comunales.

    “Vamos a trabajar de la mano con todos los panameños, especialmente con los más necesitados, para llevarles programas de emprendimiento, reinserción a la sociedad, empleos, jornadas de salud, programas educativos-tecnológicos, ayuda ciudadana con la Policía Comunitaria, quienes no portan armas, ni rolos”, dice con vehemencia Jorge Chambonnet.

    Con los gestores sociales, deportivos, laborales, psicólogos, son determinadas las necesidades más importantes de las comunidades vulnerables de todo Panamá. “Nuestra dependencia parte del principio de que toda persona tiene derecho de vivir libre de amenaza; respetamos la equidad de género bajo un enfoque integral de la prevención en las comunidades de mayor riesgo social. Sé que atender los 300 corregimientos del país es muy fuerte, pero lo vamos a lograr; en lo que va de gobierno, hemos hecho 4 Giras de Trabajo Comunitario (GTC)”, sentencia, develando un compromiso insoslayable, como si fuera una proeza personal, que posiblemente provenga de tres experiencias que vivió de cerca, de familiares y amigos, quienes estuvieron en el umbral de la muerte tras ataques de bandas delictivas. Siente que hay que frenar este flagelo social que se expande en Panamá.