Nacionales

Fulo Linares: «el voto debe ser racional y a conciencia»

111
1

Si toca describir su espacio de trabajo, lugar donde concedió esta entrevista, diríamos que la calidez es el elemento que lo caracteriza. Saturado de objetos del oficio y otros decorativos dispuestos a su antojo.

Adolfo Enrique Linares Franco, “fulo” Linares, es abogado, dirigente empresarial y gremialista, y ahora político. Según su propia definición, su mejor atributo para aspirar a un puesto de diputado en la Asamblea Nacional por el circuito 8-4 de Panamá es su disposición a someter al escrutinio público su trayectoria profesional que resume en 30 años ejerciendo el derecho en el sector privado, dos años en el sector público como viceministro de educación en el gobierno de Mireya Moscoso; dirigente empresarial ocupando cargos de dirección en Apede, en la Asociación Panameña de Derecho Marítimo, el Club Activo 20-30, en la Comisión de Valores Cívicos y Morales y como director y presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá.

“Mi vida pública y privada es un libro abierto y basado en ello puedo exponerme a la valoración del ciudadano en estas elecciones”.

Sin arrogancias, más bien con orgullo, Linares habla de su trayectoria y experiencia con el mismo entusiasmo que describía, al inicio de nuestra conversación, una especie de galería fotográfica expuesta en una pared de su oficia en Capital Plaza de Costa del Este, donde “posa” en eventos estelares de su vida profesional y con personalidades relevantes del ámbito público nacional e internacional.

Linares hace llave con el empresario Toby Shacalo, postulados por la alianza de los partidos Cambio Democrático y Partido Panameñista para una curul como principal y suplente en la Asamblea Nacional por el circuito 8-4, que agrupa los corregimientos de San Francisco, Río Abajo, Juan Díaz, Parque Lefevre y Don Bosco.

Por la coyuntura política que vive el país, ¿considera usted que estas elecciones tienen una característica diferente a las anteriores?

Toda elección siempre es diferente a la anterior, no hay dos elecciones iguales, sin embargo, yo concuerdo con usted en que en esta oportunidad el país está en una coyuntura donde se puede dar un giro de timón para mejor o seguir por el camino del descalabro, financiero, fiscal, económico y social que estamos viviendo y que ha empeorado en los últimos 5 años. Es una coyuntura similar a la que vivimos cuando ocurrió la transición de la dictadura militar a la era democrática con el presidente Guillermo Endara.

Datos y cifras económicas del país fluyen con naturalidad en su discurso, las maneja al dedillo. Según su análisis, en los últimos 15 años se perdió el avance logrado en el período comprendido desde la presidencia de Endara hasta la gestión de Martín Torrijos, donde se obtuvo el grado de inversión, condición clave para consolidar la economía nacional. Hoy ese grado de inversión está a punto de perderse.

“Yo me pregunto, si la educación pública, que hace 20 años tenía un presupuesto de 400 millones de dólares, está mejor ahora que maneja más de 3 mil 200 millones de dólares. A mi criterio no, y cuidado si está mucho peor”.

Así decanta Adolfo Linares el resto de los sectores de la vida púbica, salud, infraestructura, entre otros.

“La realidad es que hoy tenemos un presupuesto de 30 mil millones de dólares, y en el año 2023 fue de 27 mil millones de dólares, o sea que en los últimos dos años hemos manejado 57 mil millones de dólares de presupuesto, La pregunta es si considera el ciudadano que esos dineros han sido bien invertidos. A mi criterio no, la corrupción y el despilfarro lo han impedido”.

Desgranando cifras, Linares menciona que Panamá hoy tiene una deuda de 50 mil millones de dólares, una planilla de 500 millones de dólares al mes, por allí se va el dinero. ”Aquí se habla mucho de que el Estado nunca tiene plata suficiente para hacer obras, yo pienso que el problema está en que la falta de control permite siempre que el gasto público sea mayor a lo que se recauda”.

Aunque Linares ha dedicado su vida profesional al sector privado, eso sí, con una alta exposición en debates coyunturales del país por sus controversiales puntos de vista, la vena política deriva de su familia, su padre fue un reconocido abogado y profesor universitario que a los 30 años fue electo diputado y luego nombrado ministro de Hacienda y Tesoro en la administración del Presidente Roberto Chiari. Su abuelo, Enrique Linares, fue prócer en el proceso de separación de Colombia en 1903 y suegro de Arnulfo Arias Madrid.

¿Cuál es el mayor reto que tiene la Asamblea Nacional en este momento?

Yo creo que el reto es de los ciudadanos votantes. Si la ciudadanía quiere que haya un cambio tiene que votar a conciencia, emitir un voto racional para escoger a aquellas personas que por su trayectoria hayan demostrado que están dispuestos a cambiar los vicios que existen y a ejercer la verdadera función del diputado, que además de aprobar leyes, ejerza la fiscalización de las acciones del Ejecutivo, que acabe con la práctica del trueque que hoy existe, “qué te apruebo, qué me das”.

La motivación de moverse hacia el espacio público en tareas de diputado la explica Linares con una frase muy particular: “todo espacio vacío se llena”. Considera que en el sector privado hay mucha gente capaz y con méritos para aportar al país desde cargos públicos, él en lo particular se propone hacer cambios desde adentro en el parlamento nacional.

¿Está de acuerdo con una reforma a la constitución?

Una de las razones de dar este paso es precisamente esa, yo siento que en el próximo quinquenio habrá, por lo menos, un intento de reforma a la Constitución mucho más profundo. Yo quiero estar allá cuando esa discusión se dé.

Un aspecto fundamental al hablar de reformas lo constituye la necesidad de reducir el tamaño de la Asamblea, dice Linares. “Hoy en día tenemos 71 diputados, lo cual es excesivo para un país de 4.5 millones de habitantes”. Parte de esa realidad, considera el candidato panameñista, se debe a que los diputados son electos a través de una circunscripción muy pequeña (el esquema circuital) y tal vez sea necesario de elevar ese contexto a diputados provinciales o nacionales.

“La Constitución debe ser un instrumento que le ponga límites al Estado, no que le otorgue poderes sobre los ciudadanos, eso es parte de vivir en una democracia republicana”, afirma Linares aludiendo a las “acciones extralimitadas” ejercidas por el Gobierno en muchos casos, principalmente durante la pandemia, donde, según sus consideraciones, fueron vulnerados muchos derechos ciudadanos consagrados en la Constitución bajo la complicidad de la Asamblea Nacional. “Yo creo en la libertad del individuo, el Estado no puede ejercer controles exacerbados sobre las personas”.

Reservas y gasto público

“Otro aspecto debemos tener presente quienes ganemos un puesto en la Asamblea Nacional es el de la deuda que ha contraído este gobierno con el Fondo de Ahorro de Panamá y que alcanza hoy los mil 300 millones de dólares, compromiso que debe ser saldado para no afectar las reservas del país”. Adicional a este tema, Linares propone un plan para reducir de manera efectiva y permanente el gasto público, que considera es el problema más grave del sistema financiero actual.

Reforma educativa

El tema de la educación es prioridad en el plan de acción de Adolfo Linares y su

compañero de fórmula, Toby Shacalo. “Tenemos una Ley de Educación que data de 1946, totalmente desfasada, que no ha sido reformada en casi 80 años. Yo estoy proponiendo una reforma integral que, no sólo promueva la descentralización de la burocracia del MEDUCA para que cada escuela pueda manejar su propio presupuesto, sino que implique un mejor sistema de selección de los docentes, más transparente, basada en méritos y no en la influencia política”.

También aboga por eliminar las huelgas de educadores como método de lucha; considera que los gremios magisteriales están muy contaminados ideológicamente y es necesario evitar que acciones de paro sigan afectando el proceso formativo de los estudiantes.

La reforma curricular es otro aspecto relevante que debe ocupar la agenda del próximo gobierno, que tome en cuenta la evolución de la tecnología y nuevas herramientas como la Inteligencia Artificial.

Servicio de Aseo al Municipio

Dada la gran crisis del proceso de recolección y disposición de desechos que vive la ciudad

“Crear centros de acopio y reciclaje ayudarían a reducir el volumen de desechos que llega a Cerro Patacón”, dice Toby Shacalo.

de Panamá, Linares plantea la necesidad de modificar la Ley para que la Autoridad de Aseo asuma el roll de una entidad reguladora y fiscalizadora de ese proceso y que se devuelta el manejo de este servicio a la Alcaldía de Panamá, para que, junto con los representantes de corregimiento, sean los encargados de éste.

“Un aspecto importante es el tema de Cerro Patacón, donde existe un proceso y normas definidas que hablan de un relleno sanitario, no de un vertedero a cielo abierto, que es lo que actualmente tenemos, esto viola la Ley y es un foco de contaminación permanente”, recalca.

Adolfo Linares y Toby Shacalo plantean también la necesidad de instalar centros de acopio, en cada corregimiento o áreas previamente definidas, donde se depositen los desechos, se haga un proceso de reciclaje y luego se envié a Cerro Patacón la porción no reutilizable.

Vías de entrada y salida en Costa del Este

Al referirse a las necesidades que existen en los diferentes sectores que componen el circuito 8-4, Linares habla del problema del congestionamiento vehicular en Costa del Este en horas pico, lo que indica la necesidad de habilitar nuevas vías de acceso y de salida. “Hace más de 8 años existe un proyecto de conectar la avenida Paseo del Mar con el corredor Sur y hasta ahora no se ha podido llevar a efecto, a pesar de la urgencia pues eso aliviaría enormemente el problema del tráfico en la ciudad”.

Estas y muchas otras ideas, reflexiones y proyectos están en la agenda de Adolfo “fulo” Linares como programa de gestión para ganarse un puesto en la Asamblea Nacional. Los electores hablarán este 5 de mayo.

Para el cierre de la extensa conversación, Linares expresa lo que podemos interpretar como un axioma en su vida: “Yo digo lo que pienso, y actúo según lo que digo”.