Comunidad

Este sábado hay jornada de reciclaje en el parque Andrés Bello

5056
3

Todos los elementos vinculados al tema «basura» encienden las alarmas en Panamá y establecen la ruta hacia una cultura de reciclaje como la gran alternativa para hacer mucho más manejable la disposición de los desechos. Puede que se trate de una política de Estado, pero también forma parte de la educación formal y del hogar.

Hay muchas organizaciones, ONG´s, organismos públicos y oficinas gubernamentales que promueven el reciclaje como una forma de ayudar al ambiente y fomentar más calidad de vida para las comunidades; una de ellas es la Junta Comunal de Bella Vista, que desde hace algunos años viene realizando jornadas de reciclaje donde se enseña a las familias, y especialmente a los niños, el valor de esta sencilla tarea.

Justo este sábado 27 de enero se realizará en el parque Andrés Bello de Vía Argentina, en El Cangrejo, una jornada de reciclaje que inicia a las 8:00 de la mañana hasta las 12:00 del mediodía donde se estará recibiendo vidrio, plástico, cartón, papel, periódicos, latas, aceite, baterías y electrónicos.

Es muy importante que los vecinos de este corregimiento y de Panamá en general lleven todos los material limpios y separados, para así poder hacer la distribución más efectiva y rápida.

En esta oportunidad la Fundación Trenco, a través del programa Recicla con Bambito, estará apoyando la jornada y enseñando a los niños sobre cómo reciclar, a través de un taller que será dictado e partir de las 9 y 30 hasta las 10:30 de la mañana.

De interés

Los colores que por lo general identifican al plástico #1 son Verde, azul y transparente y debería separarse del resto de los materiales antes de ser llevado a los centros de acopio.

Los envases deben estar limpios y escurridos. El cartón desplegado. Son simples acciones, que como todo lo que se relaciona con el reciclaje, puede impactar positivamente en el proceso.

El Centro de Acopio de Ciudad del Saber garantiza a todos sus usuarios que el material que reciben es correctamente reciclado.

El centro de reciclaje lo administra FAS Panamá (Organización no gubernamental que desde hace más de 20 años trabaja en pro del ambiente) y que en Clayton, cuenta con el respaldo de la Fundación Ciudad del Saber. “Como fundación los apoyamos, pues el reciclaje no es un negocio rentable. El costo de todo el trabajo que se hace previo al de reciclar, no cubre ni de cerca lo que se recibe por la venta del material. Hasta que no haya transformación en Panamá, todo depende del mercado global (El precio del plástico fluctúa dependiendo del valor del petróleo: si el barril está muy bajo, el plástico es más bajo aún, porque la gente prefiere comprar petróleo para fabricar plástico virgen que hacer todo el trabajo de triturar y reciclar, ya que una tonelada de plástico puede costar solo 30 centavos”, indica Alessa Stabile, gerente de sostenibilidad de la fundación.

En este punto, reciben plásticos número 1 y 2. Esta identificación puede verse en el fondo del envase. Las tapas pertenecen a otra categoría (usualmente es número 5 y si se mezcla con el resto, contamina el tipo de plástico que se va a triturar y reciclar). También se acepta papel, cartón, vidrio, aluminio y tetrapak (limpios y sin residuos), chatarra electrónica, baterías y aceite.

En Panamá, según explica Stabile, lo único que se recicla y transforma es el periódico y algo de cartón, todo lo demás se exporta a países que tienen industria de reciclaje como por ejemplo Costa Rica, República Dominicana o Colombia.

Para saber a qué tipo de plástico pertenece un envase, hay que voltearlo y ver su número en el fondo.

Hace falta mucha educación

Hoy en día hay más conciencia, pero falta mucha educación sobre saber cómo y qué reciclar. El desconocimiento genera un problema para quienes viven de esto y las organizaciones que tratan de apoyar el reciclaje de Panamá. “Los fines de semana, que hay poca supervisión, muchas personas traen basura y hasta pañales sucios. El equipo debe trabajar extra por eso, cuando podrían invertir ese tiempo en los pasos reales del proceso de reciclaje. La gente quiere participar, pero nos da más trabajo al no separar y clasificar correctamente desde la fuente”.