Vida y Salud

El VIH es una tarea pendiente en Panamá

160
0

El 1 de diciembre está fijado en el calendario como el Día Mundial de la Lucha Contra el SIDA, establecido así por la Organización de las Naciones Unidas para promover el apoyo a las comunidades que conviven con el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH.

En este 2023, la ONU ha decretado que para acabar con el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, SIDA, es necesario que las comunidades vayan por delante; son estas comunidades organizadas que viven con el VIH, que corren el riesgo de contraerlo o que se han visto afectadas de alguna manera por el virus, las que deben estar en primera línea para avanzar en la búsqueda de respuestas y soluciones.

En su exhortación, la ONU señala que las comunidades que usualmente conectan a las personas con los servicios de salud, que generan confianza, que investigan y promueven la aplicación de políticas y servicios, cada vez se ven más limitadas por la falta de apoyo humano y financiero, de políticas y legislaciones; además por restricciones y exclusión, lo cual entorpece significativamente las acciones de prevención y tratamiento del VIH.

«Si se eliminan todos estos obstáculos, las organizaciones lideradas por la comunidad podrán aportar un impulso aún mayor a la respuesta mundial al virus, avanzando hacia el fin del SIDA», afirma la declaración de la ONU.

El SIDA en Panamá

De acuerdo con registros del Ministerio de Salud de Panamá, MINSA, hasta el final del año 2022, en el país viven unas 22 mil 283 personas con VIH, de las cuales 15 mil 580 son hombres y 6 mil 703 son mujeres.

Precisamente en el cierre de 2022, Panamá registra 1,500 casos reportados de contagios por VIH, lo que representa una de las cifras más altas de Centroamérica.

Desde la confirmación del primer caso de SIDA en Panamá en el año 1984, han sido notificadas 35 mil 487 personas portadoras del VIH, de las cuales 13 mil 204 han fallecido.