Nacionales

Bajo nivel de agua del lago Alajuela enciende las alarmas

404
0

La disminución de dos pulgadas diarias del nivel de agua contenida en el lago Alajuela, mantiene preocupados a todos los panameños, toda vez que este reservorio es el principal aportador de la planta potabilizadora Federico Conte Guardia de Chilibre, que a su vez abastece a Panamá y San Miguelito.

De acuerdo con reportes que ha hecho el Canal de Panamá y el área de operaciones del IDAAN, el lago Alajuela refleja hoy un descenso que alcanza cerca de los 50 pies por debajo de su nivel máximo, situación que puede considerarse critica debido a la cercanía a su indicador mínimo operativo.

La razón de esta disminución en los niveles de agua reservada se debe a la escasa pluviosidad en esta temporada de sequía en Panamá, lo que causa una disminución de los aportes que regularmente hacen los ríos a este lago, principalmente el Chagres.

Además de abastecer a la planta potabilizadora de Chilibre, el lago artificial Alajuela, construido en 1935, aporta agua dulce para el funcionamiento de las esclusas del Canal de Panamá, operación que también se ha visto afectada por esta disminución del nivel de agua, según el propio administrador de la ACP.

“Esta situación de Alajuela lo que genera es que se pueda extraer menos agua y que, en consecuencia, se produzca menos agua para satisfacer la demanda de la ciudad de Panamá”, explicó hace unos días el director de operaciones del IDAAN, Iván Cano.

Expertos aseguran que este problema es resultado de la escasez de lluvias ocurrida el año pasado, lo cual no permitió que el lago recuperara los niveles adecuados una vez entrada la temporada lluviosa. Esta misma situación ocurrirá este año respecto al próximo si el lago no logra recuperar su nivel promedio antes de la próxima temporada seca.

La expectativa general es que las lluvias comiencen en este mes de mayo, sin embargo, hay altas probabilidades de que Panamá se vea afectada por el fenómeno de El Niño, lo cual puede restringir el nivel de precipitaciones necesarias entre junio, julio y agosto, agudizando la situación crítica del lago.

Ya el Canal de Panamá anunció medidas preventivas desde la semana pasada, las cuales ajustan transitoriamente el nivel de calado para los buques Neopanamax en el Canal Ampliado. Es una decisión que afecta los ingresos del Canal, pero son necesarias para no llegar al caos.

La decisión de racionar el suministro de agua a las potabilizadoras, y por ende a la población, dependerá del comportamiento del lago una vez entrada la temporada de lluvia.