Nacionales

Debemos estar preparados para afrontar situaciones de desastre

413
0

Aunque suene reiterativo y a pesar de la proliferación de recomendaciones que emergen cada vez que ocurren, la mayoría de las personas no estamos realmente preparados para afrontar una situación de desastre, a pesar que esa condición puede comprometer nuestra vida y la de toda la familia.

El sismo de 6.7 grados ocurrido el pasado lunes en Panamá ha vuelto a encender las alarmas y han llovido las recomendaciones claras y precisas de parte de expertos en materia de desastres. El Sistema Nacional de Protección Civil Panamá, SINAPROC, orienta a los ciudadanos sobre qué hacer en caso de movimientos telúricos de gran magnitud. Las recomendaciones se resumen en lo siguiente:

  • Conserve la calma
  • Elimine fuentes de incendio cerrando acometida de gas y cortando la electricidad
  • No use los elevadores
  • Ubíquese en zonas de seguridad de su inmueble
  • Aléjese de las ventanas u objetos que se puedan caer
  • Tenga identificada una ruta de evacuación

Estas son recomendaciones que debemos razonar e internalizar siempre, para aplicarlas inteligentemente en caso de un sismo.

En otros escenarios mucho más detallados y metódicos, las personas aprenden a prever acciones en casos de desastres naturales, teniendo siempre preparada su «mochila de emergencia», cual puede representar la diferencia entre morir o sobrevivir y salvar a otros.

Las mochilas de emergencia nos proveen insumos para mantenernos a salvo en caso de quedar aislados o atrapados durante tres o cuatro días, todo depende de cómo la equipemos.

La siguiente es una sugerencia de «mochila de emergencia» que puedes preparar y tener a mano siempre:

  1. Linterna. Con pilas, en caso de desastres es probable que se dañen las instalaciones de luz.
  2. Radio AM/FM. Con pilas y otras de repuesto o de carga por dínamo. El propósito es mantenerte informado de los comunicados y alertas oficiales.
  3. Agua. Natural y purificada en envase de plástico.
  4. Alimentos. No perecederos, ya sean en lata o en empaques ligeros, sin envases de vidrio, fácil de abrir.
  5. Ropa. Cobija, chamarra o suéter.
  6. Encendedor o cerillos.
  7. Papel de baño y toallitas húmedas.
  8. Silbato. Tiene el propósito de hacer llamados de atención o de auxilio. Es de mucha ayuda en caso de estar en riesgo.
  9. Documentos. Guarda en una bolsa hermética todos aquellos que consideres importantes y necesarios, como por ejemplo: acta de nacimiento, comprobante de domicilio, identificación oficial, etc. De ser posible, escanéalos y guárdalos en una USB.
  10. Llaves. Un duplicado de acceso, por ejemplo: de casa, auto y oficina o negocio.
  11. Botiquín de primeros auxilios. Elementos básicos para atender de primera mano emergencias médicas menores.
  12. Dinero. En efectivo, pues en situaciones de emergencia podrían estar suspendidos temporalmente los servicios bancarios.
  13. Directorio telefónico. Datos de servicios de emergencia, familiares y amigos