Nacionales

Panamá esta preparada para enfrentar brote de viruela símica  

591
0

Según explicaron las autoridades sanitarias, ya se tienen habilitadas salas de aislamiento en varios hospitales de la ciudad de Panamá para atender los casos que puedan presentarse de viruela símica. Hasta la fecha sólo se ha confirmado un paciente positivo de 30 años, el cual fue dado de alta hace varias semanas.

En Centroamérica ha habido tres (3) casos en Costa Rica; Guatemala con un (1) caso anunciado y otro por confirmar, en las próximas horas. El Salvador y Honduras, no han reportado casos de viruela símica.

¿Qué es la viruela símica?

Es una zoonosis viral causada por el virus de la viruela símica, que pertenece al género Orthopoxvirus, este incluye al virus variola (causante de la viruela). La viruela símica se caracteriza por erupción o lesiones cutáneas que suelen concentrarse en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies.

La viruela símica se detectó por primera vez en África en 1970. Hay dos cepas genéticamente diferenciadas del virus de la viruela símica: la cepa de la cuenca del Congo (África central) y la cepa de África occidental. Las infecciones humanas con la cepa de África occidental parecen causar una enfermedad menos grave en comparación con la cepa de la cuenca del Congo.

En varios países donde la viruela símica no es endémica notificaron casos, incluyendo algunos de las Américas.

Transmisión

La viruela símica tradicionalmente se transmite principalmente por contacto directo o indirecto con sangre, fluidos corporales, las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados. La transmisión secundaria o de persona a persona puede producirse por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente con los fluidos del paciente o materiales de la lesión. La transmisión se produce principalmente por gotículas respiratorias. La infección se transmite asimismo por inoculación o a través de la placenta (viruela símica congénita). No hay evidencia que el virus de la viruela símica se trasmita por vía sexual.

Tratamiento

No hay tratamientos específicos contra la infección por el virus de la viruela símica.

Los síntomas

Los síntomas de la viruela símica suelen resolver espontáneamente. La atención clínica de la viruela del mono debe optimizarse al máximo para aliviar los síntomas, gestionar las complicaciones y prevenir las secuelas a largo plazo. Es importante cuidar la erupción dejando que se seque si es posible o cubriéndola con un apósito húmedo para proteger la zona si es necesario. Debe evitarse tocar cualquier llaga en la boca o los ojos. Se pueden utilizar enjuagues bucales y gotas para los ojos siempre que se eviten los productos que contengan cortisona. Un antiviral que se desarrolló para tratar la viruela (tecovirimat, comercializado como TPOXX) también fue aprobado para el tratamiento de la viruela del mono en enero de 2022.

Según informa el Centro de Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) los síntomas de viruela símica o del mono pueden incluir:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares y de la espalda
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Escalofríos
  • Agotamiento
  • Síntomas respiratorios (p. ej., dolor de garganta, congestión nasal o tos)
  • Un sarpullido que podría ubicarse en el área genital o cerca (pene, testículos, vagina y labios vaginales) o el ano (agujero del trasero), pero que también podría aparecer en otras partes del cuerpo, como las manos, los pies, el pecho, la cara o la boca.

El sarpullido pasará por varias etapas, que incluyen la formación de costras, antes de sanar. El sarpullido puede verse como granos o ampollas y podría ser doloroso o causar picazón.

Los síntomas de la viruela símica suelen aparecer dentro de las 3 semanas de la exposición al virus. Si alguien tiene síntomas similares a los de la influenza, por lo general presentará el sarpullido entre 1 y 4 días después.

La viruela símica puede transmitirse desde el momento en que aparecen los síntomas hasta que el sarpullido haya sanado, se hayan caído todas las costras y se haya formado una nueva capa de piel. La enfermedad dura por lo general de 2 a 4 semanas.