San Francisco News

Vecinos de Villa Lilla no quieren construcción de edificio de 15 pisos

1012
0

“Desde la concepción del proyecto LOV San Francisco nos hemos exigido, junto con el equipo de profesionales que nos acompañan, a realizar el mayor de los esfuerzos a fin de minimizar el impacto del desarrollo, en los vecinos circundantes, razón por la cual diseñamos el edificio con una cantidad de estacionamientos mayor a lo requerido por norma, como consta en el anteproyecto aprobado R-260-19”, esta fue la respuesta que dio Francisco Cheng, gerente general de Norte Promotora Inmobiliaria, a una lista de cuestionamientos por parte de los residentes de Villa Lilla y a las preguntas que les formulamos desde Alpha Grupo Editorial, relacionadas con el inicio de la construcción de un edificio de 15 pisos y tres sótanos de estacionamientos, en la calle 64 con Las Violetas, del corregimiento San Francisco.

Apenas observaron la colocación del letrero publicitario que anunciaba la construcción de este proyecto residencial, previo a la pandemia, un centenar de vecinos comenzaron a organizarse y recogieron firmas para tratar de impedir esta obra; así como elaboraron 10  cartas que llevaron a organismos públicos, como el Municipio de Panamá, Idaan, Minsa, Ministerio de Obras Públicas, Tránsito, Ministerio del Ambiente, Ministerio de Obras Públicas, a la Junta Comunal de San Francisco, Mivi,  entre otros, alertando sobre las preocupaciones que le genera a toda la comunidad la obra. De esto han transcurrido casi dos años y no han obtenido una sola respuesta. También han intentado conversar con el arquitecto Antonio Docabo, director de Obras y Construcciones de la Alcaldía de Panamá, quien tampoco les ha dado cita. El nuevo Plan de Ordenamiento Territorial permite la construcción de edificios hasta 15 pisos, esto lo tienen claro los vecinos, así que en ese aspecto están amparado por la ley, pero les preocupan diversos aspectos.

Por otro lado, los residentes, liderados por las señoras Layla de Humbert, Lupe de Franco, Jorge González de la Lastra, Ricardo de La Espriella y Marcela de Reid, contrataron los servicios de una empresa acreditada experta en vialidad, para realizar un estudio, constatando que la calle Las Violetas no cuenta con el ancho requerido, que debe ser de 15 metros como mínimo y tiene 10 metros, por lo que ellos están seguros de que el área se colapsará ante la salida y entrada de quienes habitarán los apartamentos, así como por sus visitantes. Ésta es la principal preocupación que manifiestan. “Según sabemos, cada apartamento tendrá un solo estacionamiento y las familias que  viven en San Francisco, poseen dos o más vehículos, por lo que nos preguntamos, ¿dónde van a estacionar los otros? Otro agravante es que esta calle es ciega”, explican los denunciantes, quienes son todos personas mayores de 60 años, y que viven en el sector desde hace unos 50 años. Son 10 familias por calle.

Otro aspecto que señalan y para que el que buscan respuesta de la constructora, está relacionado con el sistema de acueductos y drenajes, tannto de agua potable como servidas. “Ya es muy viejo y  no da para cubrir una población como la que tendrá el edificio. Queremos saber si esto lo tomaron en cuenta, pues incluso, cuando hay aguaceros, la zona se inunda, a pesar de que el río Matasnillo está canalizado.  Las tuberías de agua tienen 80 años”.

Lo mismo que hicieron con el proyecto Las Lilas, estos residentes han tratado de contratar a un arquitecto para que investigue bien el proyecto y los planos en el Municipio de Panamá, pero esta vez no han tenido éxito. “Ningún arquitecto se quiere meter en este compromiso ni en problemas, esto es muy lamentable que pase”. Han intentado tener acceso a los planos, tal como la ley lo permite, pero les han indicado que están en modificación.

“Mi casa tiene 52 años de construida y cuando estaban derrumbando la vivienda que estaba allí, los pisos se estremecían, y todo el polvo inundaba mis espacios, pues debían regar para evitar esto y no lo hicieron, tampoco colocaron una malla, entonces, me preocupa mucho lo que pueda pasar con los cimientos de mi vivienda cuando estén socavando para hacer los sótanos de estacionamiento. Yo quiero tener respuesta sobre esto”, dice la señora Humbert, quien vive justo al lado del proyecto.

“Tenemos más de 50 años viviendo en paz aquí y de repente llegan con esta obra de 6 apartamentos por piso, de tres y dos recámaras y 80 estacionamientos; imagínese usted, como nos podemos sentir nosotros. Esto es un multifamiliar, no unifamiliar como hemos sido siempre”.