Empresarial

Empresarios piden urgente reactivación de la economía nocturna

2185
0

Hablar de la recuperación económica del país después de la pandemia amerita alta creatividad, disposición, conocimiento y flexibilidad suficiente para potenciar actividades innovadoras, o al menos, en contextos novedosos que permitan el despegue de actividad productiva en todas sus fases.

En este orden, representantes empresariales panameños han rescatado un termino común en las grandes economías mundiales; un término que separa la actividad productiva de una ciudad o de un país entero, por su naturaleza particular y sus potencialidades. Se trata de la denominada economía nocturna que, bajo el esquema de restricciones actuales establecidas por las autoridades sanitarias, se mantiene prácticamente anulada en Panamá.

Propietarios de hoteles, bares y restaurantes, entre otros comercios de naturaleza nocturna, que es necesario abrir la puerta al movimiento comercial nocturno para que la economía cuente con esos ingresos que son tan importantes como el de otros sectores. La condición es que se haga bajo un esquema responsable, seguro y que se acelere el proceso de inmunización contra el Covid-19.

“Mientras se mantengan las restricciones de movilidad, toques de queda y cuarentenas los fines de semana, esta recuperación se hace cuesta arriba y la afectación de la economía se hace cada vez más marcada”, asegura Mario Luis González, de la Asociación de Restaurantes y Bares (ARBYD).

El planteamiento es cónsono con la realidad, si es posible reactivar la actividad productiva en el día, debe serlo también en las horas nocturna, previendo para ello mecanismos especiales de control y prevención adecuados a su naturaleza.

La economía nocturna no involucra solo la gastronomía, diversión, rumba y tragos, es todo ese espectro de actividades que van desde las 6 de la tarde hasta las 6 de la mañana y que involucra supermercados, tiendas de conveniencia, estaciones de servicio, labores de salud, de seguridad, transporte y turismo. Es la ciudad de noche con todas sus actividades plenas y en efectiva producción.

La idea de economía nocturna no es nueva, ha existido desde siempre, sin embargo, estudios señalan que su relevancia comenzó a partir de la década de 1980, con el nacimiento de la Economía Nocturna en el Reino Unido, donde se ha buscado la revitalización urbana a partir de la liberación de licencias para el consumo de alcohol y el impulso del concepto de “Ciudades 24 horas”.

 

Así tomó forma como segmento mensurable, y a él se incorporan las otras actividades que son el soporte, las derivadas, o aquellas que, por su naturaleza, deben activarse las 24 horas del día.

Para dar un ejemplo del impacto que tiene la actividad nocturna sobre la economía de un país, podemos mirar indicadores como los mostrados por la ciudad de Nueva York en los Estados Unidos de América, donde la actividad nocturna del año 2016, habría generado un impacto económico general de 299.000 puestos de trabajo, 13.000 millones de dólares en el pago a trabajadores y 35.100 millones en producto para la economía, con una infraestructura de transporte operando las 24 horas del día durante los siete días de la semana. (The North Highland Company, Econsult Solutions, Inc, & Urban Development, 2019).

En este sentido, el impulso de la economía nocturna implica beneficios globales para las ciudades. Entre los que podemos destacar: la generación de puestos de trabajo, revitalización de espacios públicos, seguridad y sentido de pertenencia e impulso al turismo.

Los gremios empresariales panameños están planteando con números en la mano, que es hora de que el Gobierno nacional, vaya considerando la eliminación de las restricciones y la reactivación definitiva de la economía nocturna en Panamá.