Nacionales

Ahorro de energía es factor clave en la recuperación económica del país

485
0

El ahorro de energía y la optimización de los recursos energéticos ha sido considerado como factores críticos para el logro de la recuperación económica en el escenario post pandemia.

El plan de recuperación del país, luego de superado lo más complejo de la emergencia mundial producto de la pandemia por Covid-19, contempla un elemento que es clave y fundamental para el logro de los objetivos económicos y sociales, no solo para Panamá, sino también para el resto del mundo.

En este contexto, Panamá ha creado, a través de una resolución del Consejo de Gabinete, los lineamientos estratégicos para llevar adelante la Agenda de Transición Energética, que a su vez está conectada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por la Organización de las Naciones Unidas y el acuerdo de París.

Como referencia muy general, interpretando este denso plan de más 80 páginas, la estrategia se enfoca en fomentar un cambio en el uso de combustibles fósiles altamente contaminantes para la generación eléctrica, admitiendo el uso del gas natural (menos nocivo), y priorizando el uso de las fuentes renovables, entre ellas, las hidroeléctricas y eólicas.

Por otra parte, la estrategia del Estado panameño se concentra en algo que es vital en estos tiempos: el uso eficiente de la energía, la puesta en marcha de programas asociados a cambios de comportamiento de los consumidores energéticos.

Edificaciones eficientes

En esta entrega nos referiremos a un aspecto que en Panamá es muy importante, y donde radicaría la mayor oportunidad de ahorro de energía y consumo eléctrico, las edificaciones, viviendas, PH´s, locales de oficinas, edificios industriales, toda construcción.

La estrategia señala la necesidad de crear normas, así como formar y promover criterios de eficiencia energética en este sector, para comenzar a enlazar el desarrollo de la infraestructura y el crecimiento del país con viviendas, empresas, industrias, hoteles, centros comerciales, escuelas, universidades, oficinas públicas y todo lo que sea edificaciones, con condiciones eficientes y de bajo consumo eléctrico. Este es un gran paso para alcanzar el objetivo primario que indicamos al comienzo.

Panamá requiere edificaciones eficientes desde el punto de vista energético.

Expertos en el área de optimización energética, como es el caso de Alex Luzardo, ingeniero especialista en normas y criterios de eficiencia para edificaciones y espacios públicos, señalan que es importante contar con regulaciones específicas que permitan reducir la demanda de servicios energéticos mediante cambios de comportamiento, y con ello, facilitar el cumplimiento de los objetivos de ahorro y eficiencia energética, más allá de lo que permite el cambio tecnológico. La implementación de un Reglamento de Edificación Sostenible será clave para garantizar una calidad térmica mínima de las edificaciones en el Istmo. Este tipo de regulaciones es vital para reducir la demanda de energía en sistemas de climatización, a fin de garantizar un mayor confort a menor costo.

Para Luzardo, legislar sobre esta materia es vital para obtener resultados en el mediano y largo plazo, no obstante, implica un despliegue estratégico importante que abarca a las empresas de construcción, profesionales arquitectos e ingenieros, organismos reguladores del Estado, proveedores de materiales y a las universidades donde se forman profesionales asociados a la construcción. “Todo pasa por el establecimiento de nuevas reglas de juego y la formación de nuevos criterios y conocimientos basados en la eficiencia energética”, recalca Luzardo.

¿Y qué hacemos con las edificaciones que ya existen y que no cumplen con estos criterios de eficiencia?

En ese caso aplica la otra estrategia que han adelantado ya otros países. Es lograr educar, crear conocimiento y conciencia sobre el uso eficiente de la energía para reducir el consumo. Esto permite, en términos del Estado, sumar aportes para alcanzar los objetivos del Plan de Transición, pero también implica resultados positivos para el usuario porque les ahorrar dinero disminuyendo el consumo de energía sin alterar su confort, simplemente aplicando algunas medidas técnicas y cambiando patrones de consumo en sus casas. Esto aplica perfectamente también para los empresarios, comerciantes y oficinas públicas y privadas.

Alex Luzardo, quien es también director de la empresa CIGE, consultora especialista en gestión energética que ahora mismo maneja una muy importante cartera de clientes residenciales, comerciales y PH´s en Panamá que evidencian resultados envidiables en materia de ahorro de energía, explica que el ahorro es un asunto integral que involucra varios aspectos, inclusive facilidades tecnológicas que ahora suman recursos para lograr resultados verdaderamente efectivos y sorprendentes.

Según la mencionada Agenda de Transición Energética, la Estrategia para el Uso Racional y Eficiente de la Energía es la hoja de ruta para que Panamá sea eficiente energéticamente y logre hacer más con menos. Esta estrategia se desarrollará implementando 8 líneas de acción:

  • Normas y reglamentos técnicos de eficiencia energética
  • Administradores energéticos.
  • Implementación de tecnologías no convencionales para uso directo de la energía.
  • Mecanismo de financiamiento para fomentar medidas de eficiencia energética.
  • Implementación del Reglamento de Edificación Sostenible (RES).
  • Monitoreo del uso final de la energía.
  • Acreditación de empresas y certificación de profesionales.
  • Educación, promoción y divulgación de medidas del uso racional y eficiencia de la energía.

Sin duda, que la nueva realidad nos permite acceder a nuevas experiencias de alto beneficio para todos, una de ellas es el ahorro de energía, suyos beneficios son inmediatos si comenzamos a aplicarlo desde ya.