Nacionales

El escepticismo rodea la llegada de la vacuna AstraZeneca a Panamá

826
0

A unas 48 horas de que Dinamarca se convirtiera en el primer país del mundo en descartar definitivamente el uso de la vacuna AstraZeneca contra el Covid-19, Panamá recibe, por la puerta trasera y sin los aspavientos que han caracterizado las entregas de Pfizer, un lote de 36 mil dosis de la inyectable fórmula anglosueca.

El jefe de la Agencia Danesa de la Salud, Soren Brostrom, argumentó que la medida responde a la incertidumbre levantada por el posible vínculo que existe entre esta vacuna y la aparición de raros casos de trombos en varios países de Europa.

“Hay un riesgo potencial de reacción entre la vacuna y un nivel bajo de glóbulos blancos, sabemos que hay una conexión temporal, entre una y diez semanas después de la vacunación”, dijo Brostrom.

La decisión de las autoridades danesas, pondrán fuera de circulación un total de 2,4 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca con las que cuentan.

Origen de la vacuna

Esta vacuna contra el Covid-19 nace de una alianza entre la farmacéutica sueca AstraZeneca y la Universidad de Oxford, en el Reino Unido.

 El mundo alerta

Hace poco más de un mes algunos países de la Unión Europea decidieron suspender temporalmente el uso de la vacuna de AstraZeneca como medida de precaución, a raíz de informaciones relativas a raros trastornos de la coagulación de la sangre en personas que habían recibido la dosis. A esta lista se unieron otras naciones del viejo continente.

España, Francia, Italia, Alemania, Noruega, Bulgaria, Países Bajos, Irlanda, Islandia, Grecia, entre otros, suspendieron temporalmente la aplicación de la vacuna, en espera del pronunciamiento de los organismos reguladores internacionales y de sus propias instancias de salud pública.

Algunos de ellos decidieron retomar la aplicación del inyectable, aunque con algunas especificaciones, entre ellas, colocarla solo a las personas mayores de 65 años debido a que se comprobó que la afectación sobre esta categoría de la población era menor o nula.

Francia, por ejemplo, decidió retomar la aplicación de la vacuna de AstraZeneca y su gobierno declaró lo siguiente: “Es importante que esta vacuna siga aplicándose. Es una vacuna segura y funciona”.

En ese mismo estilo, inmediatamente después del anuncio de Dinamarca, el viceprimer ministro de República Checa, Jan Hamacek, dio instrucciones al embajador de su país en Dinamarca para que intentara comprar las 2,4 millones de dosis de AstraZeneca que ellos piensan descartar.

Otros países de la UE, tras examinar la misma información, han decidido seguir utilizando la vacuna en sus programas de inmunización.

Opinión de organizaciones internacionales

La Agencia Europea de Medicamentos, EMA, dijo en un comunicado oficial publicado es aquel momento: “los beneficios de la vacuna AstraZeneca contra el covid-19 superan los riesgos, y la cantidad de personas que desarrollan coágulos de sangre después de la vacunación no parece ser mayor que en la población general”.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud dijo en un comunicado publicado a mediados del mes de marzo, que “en las campañas masivas de vacunación es habitual que los países comuniquen posibles eventos adversos tras la inmunización. Eso no significa necesariamente que los eventos estén relacionados con la vacunación en sí, aunque es una buena práctica investigarlos. También demuestra que el sistema de vigilancia funciona y que se han establecido controles eficaces”.

Agregó que: “la OMS considera que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca son mayores que sus riesgos y recomienda que se siga administrando la vacuna”.

AstraZeneca en USA

El caso de la vacuna anglo-sueca en Estados Unidos es mucho más crítico pues la casa farmacéutica instaló una fábrica de la vacuna en el país norteamericano. El asunto es que, este país espera la aprobación de la Food and Drug Administration, FDA, para comenzar a aplicar las dosis programadas.

Se calcula la existencia de más de 50 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca en unos almacenes de West Chester, Ohio, según informe de propia compañía farmacéutica a medios de comunicación del estado.

Mientras esperan, las autoridades norteamericanas han aprobado una donación de 4 millones de estas vacunas a los gobiernos de México y Canadá, cuyas autoridades sanitarias están de acuerdo con su aplicación.

Aplicación voluntaria en Panamá

El Ministerio de Salud de Panamá anunció en conferencia de prensa este viernes, que habían recibido 36 mil dosis de la vacuna AstraZeneca, a través del mecanismo de suministro creado por la OMS denominado Covax. Este anuncio, diferente a otras ocasiones relacionadas con la llegada de la vacuna de Pfizer, se hizo posterior a la llegada del lote y luego de un total hermetismo.

Las autoridades sanitarias han anunciado que la aplicación de esta vacuna será voluntaria y ya hicieron la adecuación de la plataforma para que la población interesada pueda registrarse y acudir a los centros de vacunación establecidos para esta fórmula.

Los panameños no han demorado en expresar su escepticismo ante esta marca de vacuna y han expresado en redes su desacuerdo con la adquisición de este lote a la casa farmacéutica fabricante.

Uno de los enunciados más contundentes y de coincidencia generalizada es el que pide que tanto el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, como sus viceministros, se apliquen la vacuna de AstraZeneca y luego inviten a la población a hacerlo, demostrando la seguridad que le han otorgado a esta fórmula en sus alocuciones.