El mundo despide a Diego Armando Maradona

    1004
    0
    Los argentinos a√ļn no pueden creer tan enorme p√©rdida, quiz√°s por eso se han api√Īado en un fila interminable a las afueras de la Casa Rosada para desfilar frente al f√©retro de su m√°s grande √≠dolo, Diego Armando Maradona,¬† el cual est√° cubierto por la bandera nacional ¬†y las casacas de la Albiceleste y de Boca Juniors con el n√ļmero 10. All√≠ est√° su cuerpo para que sus miles de fan√°ticos lo despidan para siempre, aunque seguir√° vivo en la historia del f√ļtbol mundial y en los coraz√≥n de quienes lo aman y admiran.
    Fue la noticia m√°s trascendental de este a√Īo negro. Este mi√©rcoles los medios internacionales anunciaron el fallecimiento de una de las m√°s grandes figuras del f√ļtbol, para muchos el m√°s importante de ese deporte. Su muerte¬† ¬†ocurri√≥¬† en su residencia del barrio San Andr√©s, El Tigre, Argentina.
    Las primeras informaciones hablan de un paro cardiorrespiratorio, y a pesar de la pronta llegada de los m√©dicos, nada pudieron hacer para mantenerlo con vida, sin embargo la autopsia indic√≥ que Maradona muri√≥ por un ‚Äėedema agudo de pulm√≥n e insuficiencia card√≠aca‚Äô. Hab√≠a sido intervenido quir√ļrgicamente hace unos d√≠as, a causa de un hematoma subdural y se encontraba en recuperaci√≥n.
    Pol√©mico e irreverente, ‚Äúel Diego‚ÄĚ fue una figura universal y un referente en la historia moderna del f√ļtbol. Fue campe√≥n con Argentina en el Mundial de M√©xico 86.

    Juan Patricio Balbi, periodista deportivo del diario La Naci√≥n, expresa que es¬† una conmoci√≥n para la cuna de Maradona. ‚ÄúEl pueblo argentino est√° viviendo uno de los d√≠as m√°s tristes de su historia. Es un momento que parec√≠a imposible que sucediera; una de esas circunstancias que nunca pensamos que √≠bamos a vivir‚ÄĚ.

    “Diego era una figura inconmensurable y dif√≠cil de explicar que trascendi√≥ totalmente la barrera de la pelota y del campo de juego. Creo que ese es el legado m√°s grande que le deja Maradona a la Argentina, la felicidad, las sonrisas y los recuerdos que desparram√≥ en el pueblo‚ÄĚ.

    No siempre dio alegría y orgullo a su país y al mundo, pues  también fueron testigos de episodios de escándalos que reventaron titulares en medios o espacios en las redes sociales.

    Al respecto, el periodista del medio¬† argentino argumenta que ‚Äúno hay que dejar de lado ni de entender de d√≥nde sali√≥ Maradona, qui√©n era, para comprender c√≥mo lleg√≥, a d√≥nde lleg√≥ y qu√© tuvo que vivir y pasar. Una infancia repleta de carencias, teniendo que hacerse cargo desde muy chico de diferentes responsabilidades m√°s all√° de jugar a la pelota; teniendo un impacto mundial como ning√ļn otro futbolista o deportista hab√≠a tenido en el mundo‚ÄĚ.

    ‚ÄúEl f√ļtbol pierde a uno de sus √ļltimos dioses paganos. Con Diego se fuga la capacidad de sorprender. El genio al servicio del alma popular. El esp√≠ritu del potrero alimentado por la m√°s profunda pasi√≥n y por el placer futbolero en estado puro‚ÄĚ, comenta Alberto Gualde, periodista peruano, especializado en f√ļtbol.

    ‚ÄúCarism√°tico y genial como muy pocos, toc√≥ lo m√°s alto con su indomable grandeza deportiva y cay√≥ hasta lo m√°s hondo por sus derrotas personales. Fue genial e imperfecto, un √≠dolo tan luminoso como turbio‚ÄĚ, dice.

    Fue una imagen de claroscuro, con matices ‚Äútan amado como despreciado. Su fabulosa presencia signific√≥ un fulgor intenso y contradictorio; tanto como la vida misma‚ÄĚ.