costa del este

Mes mundial de las aves playeras

1733
0

Todos los años, por esta época, vienen a Panamá y por supuesto también visitan las playas de Costa del Este entre uno y más de dos millones de aves migratorias, de unas  36 especies playeras y acuáticas provenientes de Estados Unidos, Canadá y el Ártico.

Estos alados acostumbrados a vivir en ambientes de  bajísimas temperaturas y libres de contaminación, escogen nuestro país antes de seguir a Suramérica, entre otras cosas, por la riqueza de sus manglares, pues cuando la marea baja quedan expuestos de 2 a 5 kilómetros de fangales en los que habitan innumerables especies de animales muy pequeños (infauna) que incluyen gusanos marinos, almejas, crustáceos, cangrejitos y otros,  los cuales sirven de alimento tanto para las grandes concentraciones de aves playeras, como para alimentar peces y camarones, aunque la contaminación presente en las playas de CDE, impactan negativamente la supervivencia animal.

Foto: Audubon Panamá

Previo a la conmemoración este domingo 6 de septiembre, del Día Internacional de las Aves Playeras, se celebró el ‘Primer Encuentro Nacional de Observadores de Aves de Panamá’, en el que participaron más de 2,000 personas, quienes interactuaron  por unas cinco horas a través de una transmisión en vivo en la que intercambiaron experiencias expertos locales e internacionales.

La  iniciativa, organizada por la Sociedad Audubon de Panamá, contó con el apoyo del Canopy Family, Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) y la Autoridad de Turismo de Panamá, entre otros. Se hizo una gira virtual de observación de aves desde la plataforma de observación de aves del Canopy Tower, en la que los participantes fueron testigos del cantos de aves y la observaciones de tucanes, bucos, mieleros y loros.

También hubo una presentación de  las aves que hacen de El Valle de Antón, un “Área Importante para Aves” (IBA, por sus siglas en inglés), y un destino de especial interés para los observadores de aves locales e internacionales.

Fueron muchas las informaciones valiosas que pudieron compartirse este día y que para ofreció a los amantes de los plumíferos muchas más razones, para disfrutar de los espacios con los que contaos en Panmá, y en Costa del Este, para hacer monitoreos de aves, sobre todo en estos últimos meses del año, que son los mejores para estudiar a los alados, entender su comportamiento, vida, movimientos migratorios y fidelidad a los lugares que visitan.