Bella Vista News

Esqueletos que afean la ciudad

2633
0

Texto y fotos: Juvenal Cubill√°n

El corregimiento de Bella Vista es reconocido por el estilo arquitect√≥nico neocolonial, que data de los a√Īos 1940, predominantes en muchas de sus casas y edificaciones de grandes ventanales, amplios aleros, techos de teja y otras caracter√≠sticas que las hacen ideales para el clima tropical.

Debido a ello, y para preservar su arquitectura, ha sido propuesto como patrimonio histórico, pero con el auge inmobiliario y lo valioso de los terrenos en esta área, se han construidos grandes estructuras para hoteles y condominios, lo cual contrasta con su estilo arquitectónico inicial, incluso con la construcción de grandes rascacielos en su área, algunos de ellos están entre los más altos en Latinoamérica.

Varias de estas edificaciones levantadas en los a√Īos 60 y 70, hoy est√°n en franco deterioro o son ya un esqueleto, debido al abandono total por parte de sus propietarios y ante la mirada indiferente de las autoridades.

Hotel muerto

En la esquina de la calle Samuel Lewis con V√≠a Brasil, se encuentra una edificaci√≥n que en otrora prestara servicios como hotel y luego residencial, hoy sin uso, abandonada por sus due√Īos, quienes, seg√ļn informaci√≥n de los vecinos, han intentado venderlo, sin lograrlo hasta ahora. Aparentemente, su estructura estar√≠a en adecuadas condiciones para operar de manera comercial o residencial.

Sin embargo, se yergue como un símbolo de desidia y abandono en una de las intersecciones más transitadas e importantes de Bella Vista.

Estructura fantasmal

Otras dos edificaciones abandonadas en sus ‚Äúesqueletos estructurales‚ÄĚ est√°n ubicadas en plena V√≠a Argentina, entre las calles Augusto Samuel Boyd y Erick del Valle, que en otro tiempo fueron residencias y hoy contrastan con los trabajos de rehabilitaci√≥n y renovaci√≥n de la V√≠a Argentina, en cuya zona edificios y comercios son remembranza de las d√©cadas 70 y 80. Tambi√©n son preocupaci√≥n de residentes y comerciantes debido a que mendigos y j√≥venes toman los espacios para ingerir licor, drogas y hasta para escuchar m√ļsica a todo volumen.