Uncategorized

El Santuario Nacional cumple 71 años de misión claretiana en el país

1173
0

Todos los domingos, cada hora, hay eucaristías en el Santuario Nacional del Corazón de María,  inundadas por unos tres mil feligreses que acuden a recibir la palabra de Dios.

Hoy 22 de agosto se cumplen 71 años del día que fue colocada la primera piedra para su construcción, por monseñor Francisco Beckmann, Arzobispo de Panamá para 1947. Dos años después se completó la obra.

La construcción fue realizada por los ingenieros Emanuel Lyons, Giuseppe Josi y Henrique Arango, en los terrenos donados por el general Nicanor De Obarrio. La fachada hay una estatua que perpetúa el momento solemne en que el Papa Pío XII coronó a la Virgen María como Reina del Mundo,  en plena II Guerra Mundial. En 1956, fue constituida como parroquia.

Su actual párroco es el padre Samuel Cruz, acompañado por los sacerdotes Ismael Montero, Eladio Rodríguez, Jorge Aguilar, Freddy Ramírez, Manuel Sánchez y Francisco Umaña, misioneros claretianos.

El Santuario Nacional es un oasis de fe en medio de la ciudad. Es un punto de encuentro con Dios y con el corazón inmaculado de María, patrona de esta parroquia. Los feligreses sienten a este templo como su casa, y como “su clínica espiritual”, de acuerdo a las palabras del padre Freddy Ramírez.

“Damos un servicio muy amplio a la gente: confesiones, eucaristías, bautismos, bodas, visitamos a los enfermos, damos dirección espiritual a quien lo necesite, organizamos eventos de fe y espiritualidad”.

El Santuario Nacional también tiene su propia emisora online www.radioclaret.net y redes sociales al servicio de la evangelización. Y para mejorar la calidad de atención a las personas se está construyendo un nuevo edificio con salones de catequesis y conferencias.

“Nuestro objetivo es llevar al pueblo al encuentro con el Dios vivo y verdadero. Los fondos que se reciben en este templo se invierten en las misiones que hacemos en Guna Yala y Darién, así como en el resto de nuestras casas de misión en Centroamérica, atendiendo proyectos de desarrollo y educación de comunidades pobres”, detalla el sacerdote.