Bella Vista News

Miguel Antonio Bernal: “Las asociaciones de vecinos cuentan con este medio y es esperanzador”

1518
0

La sala familiar de su casa, enmarcada por un centenar de libros, portarretratos que despiden recuerdos; una alfombra como pieza central y sobre ésta, una mesa que soporta los adornos de muchos años y el grabador, que tiene la tarea de captar las historias  de uno de los hombres que marcaron episodios definitivos en la vida contemporánea de Panamá. Miguel Antonio Bernal, un panameño que fue molesto durante la dictadura y que en democracia sigue acosando la corrupción. Desde su hogar en la vía Argentina, rememora los hechos que marcaron su vida y la de su Panamá de los reencuentros.

Tiene su despacho de abogados pero siempre ha estado muy dedicado al tema de los Derechos Humanos y constitucionales, tanto que presentó el recurso de inconstitucionalidad que  tumbó a la Autoridad Nacional de Ingresos (ANIP). “Somos el país de América Latina que paga más impuesto en relación con el salario, es un medio de enriquecimiento ilícito de los políticos de turno”.

Exilios y retornos

Nació en el Hospital Santo Tomas un 31 de octubre del 1949 y la primera vez que salió de su país fue para estudiar Ciencias Políticas y Derecho en Francia, regresando a Panamá en el año 74 e inmediatamente se incorporó a la lucha contra la dictadura del régimen militar. Sus acciones clandestinas y otras a la claridad del día, provocaron que el Gobierno de Noriega lo exiliara en enero de 1976. “Me mandaron a Guayaquil pero luego me fui a México durante tres años donde fui profesor en la Universidad Nacional Autónoma  de México y jefe redacción internacional y columnista en el diario El Sol de México”.

Retornó en 1978 cuando por una orden de los norteamericanos se les permitió a más de 300 exiliados  volver, justo después de la firma del Tratado Torrijos- Carter. Comenzó a trabajar en la escuela de Derecho de la Universidad de Panamá.  Otro episodio que recuerda de manera particular fue la emblemática huelga de los educadores del año 79. Él participó activamente ya que era el asesor jurídico. Recuerda que las reuniones debían ser clandestinas, pero siempre habían infiltrados porque el G2 era muy fuerte”.

miguel-antonio-b2

Los centavos de la dignidad

“Alternativa” era el nombre del programa de radio que Miguel Antonio Bernal conducía en radio Mundial. Una vez, en abril de 1986, dijo durante una transmisión en vivo, que Panamá era puente del narcotráfico y corazón de la corrupción. Esa apreciación hizo que el Ministro de Gobierno para la época, le impusiera una multa de 2500 balboas. “Yo dije que no tenía plata y le pedí a la gente que me ayudara pero con centavos y así fue, la gente se manifestó en masa y me los traían a la emisora, en alcancías, en bolsitas y un par de veces recorrí las calles desde Don Bosco hasta Santa Ana con una sábana y la gente lanzaba los centavos. Recogí 300 mil centavos (3,000 balboas), alquilé una murga y la gente me acompañó al Ministerio de Hacienda a pagar esta multa. Tuvieron que contarlos durante cuatro horas con máquinas de casinos. Los 500 balboas que sobraron los compré  en huevos para un asilo de ancianos  que me había enviado 18 centavos. Para entonces ya me había quitado la licencia de radio comentarista, cerraron el programa y la emisora, entonces yo me iba todos los días durante un año frente a la escuela Venezuela a hacer el programa con un megáfono. Aun los medios evitan hablar sobre el tema a pesar de no estar en dictadura. Los medios en Panamá son solo negocio, un instrumento mercantil, manejado por gente que ve la noticia como negocio solamente”.miguel-a-bernal

Y tuvo que salir de nuevo…

En junio de 1987, a raíz de la declaración de Díaz Herrera, entró en la cruzada civilista y ese mismo año, lo vuelven a sacar del país, yéndose a Estados Unidos como profesor en Davison College de Carolina del Norte y luego en Pensilvania durante tres años hasta regresar en junio de 1990.

¿Qué le hacía volver?

Yo consideraba que aquí es donde debía estar, aquí tenía mi familia completa y ya para el  90  había pasado la invasión, había terminado la dictadura. Regresé a dar clases a la universidad de Panamá escuela de Derecho y aún sigo allí.

En democracia ha participado varias veces en la política

– Sí, en el 84 me presenté para diputado por el Partido Acción Popular pero nos robaron los votos; en 1999 fui candidato independiente para la Alcaldía de Panamá y ganó el Navarro y en el 2009 me lancé a la candidatura pero Martinelli y Varela apoyaron a Bosco Vallarino.

 ¿Cómo va su situación con la universidad?

– Continúo impartiendo mis clases y cumpliendo, como siempre, mis responsabilidades académicas. Siempre atento a las permanentes amenazas que en mi contra mantienen las autoridades en contubernio con sus cómplices internos y externos

¿Qué es lo mejor de Bella Vista?

– He vivido toda la vida en Bella Vista y este espacio ofrece a sus habitantes una gama de comercios y esparcimientos. En El Cangrejo uno encuentra todo lo que necesita: supermercados, lavanderías, parques, restaurantes y más.

¿Qué se debe mejorar aquí?

– El representante hace lo que puede en medio de tantas limitaciones. Hay  colapso de tuberías, el ruido, basura, la falta de aceras, de estacionamientos, son parte de los graves problemas. Los cambios de zonificación es lo más dañido que ha pasado.

¿Qué opina sobre Bella Vista News?

– Quiero felicitar esta iniciativa en su tercer año; es muy loable, positiva, necesaria, que contribuye a que las cosas vayan mejorando en las comunidades y por eso hay que respaldarlos. Las asociaciones de vecinos cuentan con este medio y es esperanzador. Con este periódico uno se entera de todo, te acerca más a la gente. Un esfuerzo que también llena un vacío de información ante el poco me importa de las autoridades correspondientes. Bella Vista News debe publicarse más a menudo.