Featured

Vecinos de Obarrio: “Queremos recuperar las aceras, los árboles y nuestra calidad de vida”

1099
0
Foto: Mariana Cordero

Nadie puede negarse al progreso de las ciudades. Las construcciones, el crecimiento comercial y el aumento del campo automotor están entre los primeros indicadores. Panamá es sinónimo de desarrollo acelerado, especialmente durante los últimos años. Ahora bien, lo que sí no admiten los pobladores de las zonas urbanas es la falta de planificación y la anarquía con la que se viene manifestando esta “evolución”, minando la calidad de vida de las personas.

Este es el caso de los habitantes del otrora tranquilo sector de Obarrio, espacio residencial al que, en nombre del progreso le cambiaron la zonificación y de allí su rostro y cotidianidad en pocos años. Hoy los vecinos han sido obligados a vivir entre ruido, vendedores ambulantes, aceras tomadas por los conductores y comerciantes; casi sin árboles, uno de sus parques tomado por indigentes; aguas negras en las calles, basura, cables que parecen enormes telarañas en las alturas de los postes y un tráfico tan colapsado que toma hasta 1 hora salir o entrar de su barriada.

En vista de esta realidad, los vecinos llevan una lucha de 10 años pero no han sido escuchados. En 2008 crearon la Asociación de Propietarios y Residentes de Obarrio con la intención de hacer más peso a sus reclamos pero todo ha sido infructuoso hasta ahora. “Ante el desordenado y lucrativo desarrollo urbano que conllevó a cambios de zonificación del barrio lote por lote, se generó una sobrecarga de las infraestructuras, en especial del acueducto y del alcantarillado sanitario, red eléctrica y vial.  La modificación de usos de suelo de lotes unifamiliares residencial en el plan parcial de ordenamiento territorial aprobado con la resolución 172-2012 de 3 de abril de 2012 a rm3cu2 se hizo de forma unilateral. Finalmente, 42 fincas que mantenían código de baja y mediana densidad, fueron modificadas con la resolución 123-2016 del 29 de marzo de este año, por parte del Ministerio de Vivienda, donde se aprobó el cambio para los códigos de zona a rm3/mcu3 que cambia a residencial de alta densidad y mixto comercial urbano de alta intensidad para esas fincas, con lo que hay plena libertad para seguir construyendo edificios, centros comerciales y lo que quieran”, explica María Eugenia Molina, residente de Obarrio, arquitecta, profesora universitaria y miembro de la Asociación de Propietarios y Residentes.

Foto: Nervis Araujo Rincón
Foto: Nervis Araujo Rincón

“Al firmar esta resolución, el Ministro Mario Etchelecu, viola su propia firma de la Ley 14 del 21 de abril de 2015, que establece que es la autoridad urbanística local, a través de la Junta de Planificación Municipal, la que le compete aprobar o negar los cambios de zonificación y usos de suelo”, explica Lucía  de Stratmann, contadora jubilada, también y secretaria de la Asociación de Propietarios y Residentes.  Dicen las vecinas que todo se proclamó sin hacer consulta ciudadana y arbitrariamente.

Los residentes de Obarrio exigen a las autoridades competentes que hagan valer los derechos de los ciudadanos, cumpliendo las leyes por ellos mismos promulgadas y firmadas. “Si no hay manera de detener esto, por lo menos queremos que nos incluyan en el plan de mejoramiento de vía Argentina, España y calle Uruguay para recuperar las aceras, los árboles; exigimos que saquen a los vendedores ambulantes de comida, y no queremos ampliación de calles; ya está aprobado el ensanche de la Samuel Lewis; tampoco vamos a permitir más lavautos. Queremos solo negocios de nivel, no vendedores de salchichas”, sentencian con vehemencia.