Costa del Este News

Peligro en las vías

1593
0
La imprudencia que se traduce en exceso de velocidad, falta de concentración y manejo desordenado son las principales causas de los choques.

Choques de frente, de lado, de costado. Las redes sociales (de las que muy pocos escapan en estos días) están llenas de fotos e historias que describen a diario situaciones que involucran la colisión de dos, tres y hasta más vehículos en las calles de Panamá.

Todos los días se registran colisiones en la ciudad. En CDE la situación se repite.
Todos los días se registran colisiones en la ciudad. En CDE la situación se repite.

Aunque se trata de una zona residencial en la que deberían respetarse los límites de velocidad, Costa del Este no escapa a esta situación. Hay calles a las que los vecinos denominan “calientes”, porque son en las que generalmente se produce la mayoría de los incidentes: las intersecciones ubicadas frente al Súper 99 y Felipe Motta; y frente al Banco Panamá y el Business Park registran al menos un suceso al día, y los residentes de los edificios Murano, Zeus, Ten Tower, Paseo del Mar, Ocean Two y Altamar,  entre otros, suelen ver en primera fila y como si se tratara de un espectáculo común, la manera como muchos conductores hacen caso omiso a las señales de “pare” y poco después se bajan de sus autos a llamar a sus compañías de seguro, familiares y amigos para que los auxilien tras el impacto. Por supuesto, quienes pasan por el lugar y critican la situación, no pierden la oportunidad de asomarse por la ventana y fotografiar el hecho con su celular en la mano izquierda mientras mantienen la mano derecha comandando el timón. Curioso…

choque3

Caso de estudio

No parece normal que con tanta frecuencia se registren innumerables choques. Definitivamente existe un problema de falta de educación vial que se desglosa en imprudencia al conducir, uso del celular, exceso de velocidad, irrespeto a las señales de tránsito, intolerancia, falta de cortesía y la incapacidad de dar paso al otro. Todo esto, sumado a la enorme cantidad de vehículos circulando por algunas calles con pocos espacios para maniobrar debido a autos mal estacionados y obras en construcción, se traduce en mayor congestionamiento, mal humor y hasta en violencia manifiesta en la forma de conducir.

El psiquiatra Alejandro Pérez explica que son varios los factores que están generando esta situación. “La ausencia de liderazgo, la pérdida de credibilidad en las instituciones, la anarquía, los tranques, la discriminación racial y social  y hasta la falta de espiritualidad”. Recomienda a la ciudadanía tener más paciencia; “prepararse cada día para los tranques y para la falta de cortesía; escuchar música relajante. ¿Para qué enojarse? Nada va a resolver con eso”, finaliza.

Soluciones sobre la mesa

Existen varios proyectos para mejorar el tráfico dentro de CDE. La culminación (en febrero del 2016 aproximadamente) de los trabajos de mejoramiento vial sector Chanis aligerarán el tráfico dentro y en zonas adyacentes. Pero un reclamo constante de los vecinos es la instalación de al menos dos semáforos dentro del sector, los cuales  podrían poner orden al caos que se produce en las horas pico. La presencia de unidades de tránsito dirigiendo el paso también es conveniente y la reciente instalación de nomenclaturas en la zona para advertir sobre reglas y direcciones, podrían motivar a los conductores a comportarse mejor.

La presencia de policías de tránsito disminuye el caos vehicular.
La presencia de policías de tránsito disminuye el caos vehicular.

Los niños pueden contribuir

El comisionado Rafael Álvarez, jefe del departamento de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional,  confiesa que la aplicación de sanciones severas  que van más allá de la colocación de una boleta de tránsito, parecen no ser suficientes para que los infractores desistan de repetir sus conductas irresponsables frente al volante y continúen en ascenso los choques y colisiones. Considera que la clave está en una buena educación vial desde temprana edad, que convierta a los niños en pequeños policías dentro de los vehículos.

Rafael Álvarez, jefe del departamento de Seguridad Ciudadana de la PN.
Rafael Álvarez, jefe del departamento de Seguridad Ciudadana de la PN.

“Estamos yendo a las escuelas a hablar con los estudiantes y los involucramos en un programa de educación vial. Usan sus bicicletas y aprenden a respetar las señales de tránsito.  Cuando ven que sus padres u otro adulto comete una infracción, ellos están en capacidad de llamarles la atención y el mensaje se va multiplicando en cada auto. La enseñanza vial se les brinda desde la infancia y así se convierten más tarde en conductores responsables”, indicó Álvarez.