Tiempo Libre

Robert De Luca: “Las personas me inspiran y ayudan a darle forma a mis personajes”

Una década de trabajo habla por él, aunque en un futuro se visualiza en Estados Unidos o Europa, por ahora incursiona en el teatro panameño, labor que le ha valido tres nominaciones a los Premios Escena

1615
0
Foto: Mariana Cordero Alcalá

Con la precisión de un reloj suizo llegó Robert De Luca a la entrevista. Una década en la actuación le ha valido tres nominaciones a Premios Escena, su formación artística ha vencido fronteras; visitó Colombia para prepararse y ahora se define a sí mismo como un hombre perseverante, sencillo y romántico, que si bien no ha tenido un camino fácil, ha sabido utilizar los obstáculos para crecer y consolidarse en las tablas.

Este bellavistino de 30 años posee un carisma desbordante, toma pausas cortas para responder y a todo le encuentra el lado gracioso; sus primeros pasos en el mundo del espectáculo panameño los dio a los 20 años cuando participó en un comercial para Do It Center. Desde pequeño sintió atracción por el cine y las cámaras; le gustaba cantar pero la vida lo llevó a trabajar en el área de ventas y como bartender hasta el año 2003, y mientras estudiaba Mercadeo en la Universidad Interamericana de Panamá la oportunidad tocó a su puerta.

¿Cómo iniciaste en el mundo de la actuación?

Comencé en un curso de actuación en el Teatro ABA, ahí vi la primera oportunidad. En el año 2003 hice mi primer comercial para Do It Center; tres años después los productores de la obra Soldadito de Plomo de Agustín Clément me propusieron interpretar al Capitán Galáctico con el que recibí la nominación a Premios Escena, en los años siguientes participé en “Vive como quieras” de Luis Cedeño; en el cortometraje Secreto Criminal, en Dino y Los Picapiedras y Aventura de Juguetes, con los que obtuve mi segunda y tercera nominación a los Premios Escena.

¿Por qué te has inclinado por las obras infantiles?

Las obras infantiles demandan un dominio del actor en cuanto a voces, energía y caracterización. No es fácil, tienes que meterte en el mundo del personaje y son los niños los mejores espectadores, ellos te aprueban, te dan su apreciación con total honestidad.

Sexo Sin Límites no se parece a tus obras anteriores. Ahí interpretaste a Jhonny un hombre machista y egocéntrico ¿Cómo fue esa experiencia?

Bueno, (risas) eso de salir a bailar en bóxers todas las noches a quien era mi pareja en la obra fue un tema; no sabía para donde mirar, algunas mujeres del público gritaban y me daba pena pero después me disfruté el papel. Interpretar a Jhonny fue todo un reto porque tenía que ser sexy y rústico a la vez, él era muy egocéntrico; me costó adaptarme a su forma de caminar, a sus miradas, busqué muchos ejemplos en la calle, veía videos, caminaba frente al espejo para aprender a verme sexy. Jhonny era el típico hombre que prefería alzar pesas que estar con su mujer. Sin duda volvería a hacer algo parecido porque él se aleja de lo que soy como persona.

¿Qué es lo más difícil de ser actor de teatro?

Hacer un personaje o una obra y que el público no lo acepte, nunca me ha pasado pero siempre me preocupa, a nivel personal es difícil tener que dejar de hacer lo que te gusta; en el teatro tienes que tener paciencia para conseguir buenos proyectos. También hay temores, como quedarme dormido y dejar esperando al público.

¿Qué haces antes de salir a las tablas?

Le doy gracias a Dios por permitirme hacer lo que quiero, me veo en el espejo y hago muecas. Muchas veces toca salir a entretener cuando estás pasando por momentos difíciles. En el camino he aprendido a dejar los pensamientos que me angustian a un lado para entregarme al público.

Si pudieras interpretar alguien que se pareciera a ti ¿Quién serías?

Yo creo que sería “El Chavo”, soy despistado, a veces dejo mi reloj, mis cosas, soy muy coloquial, me paso de sencillo y amable, me tropiezo solo y cuando eso pasa, estoy pensando en la vida, en proyectos cómicos, en cortometrajes, también soy muy romántico y creo en esa chispa que surge cuando dos personas se conocen.

¿Cómo logras el balance entre tu vida privada y profesional?

He tenido conflictos porque a veces piensan que ésta no es una carrera de la que es posible vivir. Muchas veces hay celos porque esto es algo que no todo el mundo puede comprender; afortunadamente mi familia lo acepta y la persona que está conmigo también.

¿Dónde quieres estar en diez años?

En diez años quiero estar tranquilo, en una casa. Me gustaría estar en Europa haciendo películas o en Estados Unidos haciendo lo que me gusta: arte, teatro, escribiendo guiones o produciendo.

Robert en breve

Signo: Virgo

Color preferido: Negro

Comida predilecta: Pastas

Mujer ideal: inteligente, que le guste cuidarse y que sea cariñosa.

Actor de teatro predilecto: José Carranza

Lo que nunca harías por trabajo: No trabajaría en algo que sienta que ofende a alguna persona, nación, religión o  que va contra mis principios