Comunidad

El índice de desempleo de las mujeres panameñas se triplicará para fin de año.

1266
0

La Asociación Amigos de la Tierra (AFTA) está recolectando máquinas de coser para apoyar a mujeres emprendedoras que han perdido sus empleos.

El grave impacto de la COVID-19 sobre las mujeres está relacionado con su sobre-representación en algunos de los sectores económicos más afectados por la crisis, tales como la hostelería, los restaurantes, el comercio y la industria manufacturera. A nivel mundial, casi 510 millones (40%) de todas las mujeres empleadas trabajan en los cuatro sectores más afectados, frente a 36,6 por ciento de hombres.

Meses atrás la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señalaba que el desempleo femenino alcanzaba 7%, pero el escenario ha empeorado en tiempo record. Expertos ya estiman que, para fines de este año, esa cifra superará el 20%, y las mujeres serán las más afectadas. En su último reporte, la OIT constata que las trabajadoras han sido afectadas de manera desproporcionada.

Pero las dificultades generadas por la pandemia también han permitido que se visibilicen los esfuerzos y solidaridad de muchas personas y organizaciones panameñas que quieren apoyar a los más afectados y destacan, especialmente, aquellas en las que las mujeres ayudan a otras mujeres.

Es el caso de Rita Fernández, representante legal de la Asociación Amigos de la Tierra (AFTA), quien está recolectando máquinas de coser y otros insumos de costura, para ayudar a emprendedoras textiles de diversas comunidades donde trabaja la organización que ella representa a nivel nacional.

Según Fernández, son cerca de 20 mujeres emprendedoras de Arraiján, Monte Oscuro de San Miguelito, Martín Grande en Santiago Veraguas y de Chechevere en Chepo “que tenían un ingreso para sobrevivir y sacar adelante a sus familias y se han quedado sin nada”.

Se trata de madres de familia como Katia de Arraiján, “que trabajaba en un almacén y le dieron de baja con dos niñas pequeñas; Aracely de Monte Oscuro, que vendía algunas cosas que cosía a mano. Ella tenía un trabajo de medio tiempo y también quedó cesante. Tiene una niña. Y Sol, que también cosía para vivir y está embarazada, quedó sin ningún ingreso”, cuenta Fernández.

La representante legal de la ONG AFTA, creada en Panamá en 2001, explicó que las máquinas de coser donadas pueden ser nuevas o de segunda y que también aceptan telas e hilos y cualquier insumo de costura “que les sirvan para hacer mascarillas y con esos ingresos puedan sostener a sus familias”. Fernández agregó que también aceptan comida, medicinas y efectivo para la compra de gas, leche para sus niños y otras necesidades.

Quienes quieran ayudar a estas mujeres o desean más detalles sobre cómo donar, pueden contactar a la Asociación Amigos de la Tierra al teléfono (507) 69056251, al correo: [email protected]; o por redes sociales (en Facebook: Asociación Amigos de la Tierra AFTA e Instagram: @amigosdelatierrapma).