Uncategorized

Marbella: moderna y conservadora

1132
0
Aunque la plaza comercial lleve el nombre de Galerías Marbella, sus terrenos corresponderían a Bella Vista.

 Texto y fotos: Andreína Rodríguez González

Serpenteando la desembocadura del Río Matasnillo y desde la avenida 5ª B Sur hasta la calle Aquilino de la Guardia, se extiende hacia las costas del Pacífico panameño una de las zonas más exclusivas de la capital canalera: Marbella.

Ubicada en el área bancaria de Ciudad de Panamá, Marbella ostenta terrenos valorados en más de 3 mil dólares el metro cuadrado, ocupados por lujosas torres donde operan grandes entidades financieras, comerciales y turísticas de la región.

El modesto Parque Ricardo Galindo es un espacio especialmente para niños en edad preescolar.

Pero además de los imponentes y modernos rascacielos, convive el conjunto de edificios y viviendas residenciales que aún preservan sus estilos del auge inmobiliario de los años 70, 80 y 90.

Aún se mantienen las elegantes residencias en calle Anastasio Ruíz Noriega.

 Siempre a la vanguardia

Desde la fundación del corregimiento de Bella Vista en 1930, esta urbanización ha sabido mantener un ambiente interesante tanto para inversionistas como para la población de tránsito.

Entre sus atributos, Marbella también cuenta con espacios al aire libre como la Cinta Costera, una de las últimas obras construidas para aligerar el fuerte tráfico de la zona, que también ofrece múltiples opciones recreativas y de esparcimiento.

Pero además de comercios, oficinas y condominios, Marbella también cuenta con un pequeño parque infantil, Ricardo Galindo y una unidad educativa: la escuela Japonesa de Panamá, ambos ubicados en la calle Anastasio Ruíz Noriega.

En la entrada de la calle Aquilino de la Guardia desde la avenida Balboa, la brisa fresca cautiva a los transeúntes.

Ventajas

Además de tener accesibilidad y cercanía a múltiples servicios, su privilegiada ubicación y buen diseño le permite disfrutar de un clima excepcional gracias tanto a la fresca brisa que desciende de La Cresta, como las ráfagas del Pacífico.

Sumada la sombra que prestan sus edificaciones, especialmente en la calle Aquilino de la Guardia los turistas suelen aguardar para refrescarse de las inclemencias del sol e intensa humedad.

 Conflictos

Precisamente, debido a sus múltiples bondades y atractivos espacios, Marbella aún no ha podido dar al paso con el creciente congestionamiento vehicular.

A pesar de que la Cinta Costera significaba la promesa de mejoras a la movilidad, a su inauguración en el 2009 ya se estaban cimentando nuevos rascacielos tanto en la avenida Balboa como en los sectores vecinos como Obarrio y Punta Paitilla.

Además de tener que compartir este nuevo corredor con quienes viajan entre Panamá Oeste y zona Este de la ciudad, su amplia gama de servicios y puestos de empleo, han saturado las modestas calles residenciales.

El tráfico de un extremo al otro de la ciudad, ha saturado tanto la Cinta Costera como las calles internas de Marbella.

Promesas de movilidad

Especialistas en arquitectura y urbanismo han advertido las señales de insostenibilidad de la movilidad urbana a través del vehículo particular.

Así, el actual Gobierno Nacional ha anunciado la implementación de un plan de desarrollo enfocado en mejoras al transporte público.

Entre ellas, la disposición de canales exclusivos para metrobuses en el Corredor Sur, así como una reducción del costo del pasaje.

Se espera que con este proyecto, aunado a las obras municipales de rehabilitación de la vía pública en el centro de la ciudad, se alivie esta arteria vial de quienes requieren movilizarse de un extremo al otro de la ciudad.