Empresarial

Millones de usuarios de celulares Huawei se enfrentan a un futuro incierto 

624
0
Huawei es el segundo fabricante de teléfonos del mundo

Luego que Google suspendiera ls operaciones con Huawei relativas a la transferencia de productos de hardware y software (excepto los cubiertos por licencias de código abierto), los usuarios de ambos servicios han estado muy preocupados.

Los nuevos Huawei no tendrán tampoco Gmail

La compañía explicó que los “Huawei users”, podrán seguir descargando apps en Google Play. «Estamos cumpliendo con la norma y analizando las implicaciones. Para los usuarios de nuestros servicios, Google Play, y las medidas de seguridad de Google Play Protect continuarán funcionando en los dispositivos Huawei existentes”, indicó  Google en un comunicado, con lo cual se aclara que aplicaciones de Google como Gmail, Google Translate o Google Maps seguirán vigentes en los dispositivos Huawei, pero no van a poder actualizar el sistema operativo Android de sus terminales, lo que supone un problema de seguridad.

Huawei podría desarrollar actualizaciones de Android de seguridad cuando estén disponibles como código abierto, pero es posible que  tenga que desarrollar un sistema propio o usar otro existente.

Los nuevos terminales de Huawei, al no disponer de la última versión de Android se quedarían sin las nuevas apps que se desarrollen para el sistema operativo.

Este veto de Google a Huawei afectará, sobre todo a los usuarios que adquieran un terminal de Huawei a partir de ahora, ya que además de no poder actualizar el sistema operativo, tampoco tendrán acceso a la tienda de aplicaciones de Google.

Respuesta de Huawei

Huawei respondió que “continuará aportando actualizaciones de seguridad a los modelos existentes de Huawei y Honor, así como a las tabletas, incluyendo aquellos ya vendidos y los que se encuentran en stock en el mundo.

“Continuaremos construyendo un ecosistema de programación seguro y sostenible para aportar la mejor experiencia a nuestros usuarios», afirmó la compañía en un comunicado.

Esta decisión se produce después de que el Gobierno de Donald Trump incluyera a la empresa china en una lista negra comercial, aunque el conflicto comenzó con  la última ofensiva arancelaria que se extiende a acusaciones de espionaje.