Comunidad

Reordenamiento vial no ha sido solución al problema del tranque

1206
0

Texto: Carlos Canelones

Hace más de 5 años el Gobierno desarrolló lo que denominó el Plan Maestro de Reordenamiento Vial del área metropolitana, inversión por el orden de los mil 500 millones de dólares, mediante la cual se construyeron unas 10 obras que van desde viaductos, interconexiones viales y ensanches de vías hasta modernos distribuidores.

Es evidente que muchas de estas obras generaron un impacto positivo inmediato, ayudando a descongestionar importantes vías de la ciudad y abriendo nuevas rutas que interconectan áreas claves de la urbe panameña.

Las obras viales de la ciudad se quedaron a medio camino.

El flujo vehicular ha mejorado significativamente en las vías que desembocan en los nuevos distribuidores, así como en aquellos puntos donde la sustitución de un semáforo por una trinchera o un elevado ha destrancado el pesado tráfico de otrora.

Sin embargo, está a los ojos de todos también que en muchos casos, el volumen de carros que circulan ahora con mayor libertad a través de las renovadas vías, se encuentran más adelante con verdaderos embudos que en la práctica demuestran que el plan solo trasladó el problema unos kilómetros más allá.

Uno de estos casos, por solo nombrarlo, es el de la Vía Brasil al salir de la trinchera de la Tumbamuerto, a la altura de la Locería. En este punto, la vía se reduce a dos canales, de ida y de vuelta, provocando un cuello de botella que tranca la circulación vehicular en las horas pico.

En otras áreas de la ciudad, las obras han refrescado el tema de la circulación de vehículo y han ayudado a ordenar de una mejor manera las rutas. No obstante, se evidencia la falta de nuevos proyectos que complementen los ya ejecutados para descongestionar las vías adyacentes que ahora experimentan tranques descomunales. Tal es el caso de la Vía España cruce con Vía Brasil.

Otro caso referido por los conductores es el de Vía Israel, donde a la altura de los nuevos distribuidores el tráfico fluye sin problemas pero se embotella más adelante debido a que la vía se reduce significativamente. Esto provoca un descomunal tranque junto en los accesos al distribuidor Balboa y al Corredor Sur en esa zona.

La vía Porras es una de las más críticas, no solo en horas pico, sino durante todo el día. Esta importante avenida presenta en los últimos años un flujo descomunal de vehículos que la hacen prácticamente intransitable. Lo mismo ocurre con la avenida Cincuentenario y ahora también la calle 50 en su totalidad.

La falta de continuidad en las obras no ha permitido que el problema se resuelva y, por el contrario, se hace más complejo e inmanejable.