Articulistas Desde la Sinagoga

14 de mayo | Setenta años del Estado de Israel

252
0
COMPARTIR
El 14 de mayo de 1948, se declaró en Tel Aviv la creación del Estado de Israel, de acuerdo al plan previsto por la ONU.

Por: Gustavo Kraselnik

 

El 29 de noviembre de 1947, las Naciones Unidas aprueba (con el voto a favor de Panamá), el plan de partición de Palestina que establecía la creación de dos estados, uno árabe y otro judío, en lo que quedaba del mandato británico (TransJordania se había creado en 1922 aunque recién se independizaría en 1946).

Menos de seis meses después, y ante la inminente la salida de las tropas británicas, los judíos declararon la independencia de su estado el 14 de mayo de 1948 y lo denominaron Israel. En una sencilla ceremonia llevada a cabo en el museo de Arte en Tel Aviv (Jerusalem, la capital del nuevo estado estaba cercada por las tropas árabes, David Ben Gurion, Primer Ministro del nuevo estado leyó el acta de la Independencia que comenzaba diciendo:

Eretz (La tierra de) Israel ha sido la cuna del pueblo judío. Aquí se ha forjado su personalidad espiritual, religiosa y nacional. Aquí ha vivido como pueblo libre y soberano; aquí ha creado una cultura con valores nacionales y universales.

Con esas palabras de apertura quedaba manifiesto el vínculo histórico entre el pueblo judío y su tierra ancestral que se manifestaba a lo largo de los siglos. El Movimiento Sionista, establecido a finales del siglo XIX llevaba más de 50 años bregando por hacer realidad el establecimiento de un Hogar Nacional para el pueblo judío en la tierra de Israel.

Por esa razón, en la ceremonia de independencia, la imagen de Teodoro Herzl, quien fuera el fundador del Movimiento Sionista, entre dos banderas blancas con franjas azules y la estrella de David en el centro, dominaba la escena.

Para todo el pueblo judío la creación del Estado de Israel fue y es motivo de orgullo y felicidad. Casi 2000 mil años de plegarias e ilusiones se hicieron realidad en aquel momento histórico y ese sentimiento se mantiene hasta el día de hoy.

Más allá de las dificultades y los desafíos que he tenido y sigue teniendo, tomando en cuenta de que está rodeado de muchas naciones que todavía no reconocen la legitimidad de su existencia, Israel hoy es un país pujante, desarrollado e inclusivo, fiel a su espíritu democrático y a los valores de la tradición judía.

Con un pequeño territorio que es menos de un tercio del de Panamá, y una población de casi 9 millones de habitantes (75% de ellos son judíos) que representa poco más del 0,1% de la población mundial, sus indicadores económicos y sociales son muy positivos y sus logros son asombrosos. Sus 12 premios Nobel dan testimonio de ello.

La creatividad de su gente y las necesidades de su situación geopolítica y su escasez de recursos naturales llevaron a un desarrollo tecnológico sin igual. Vivimos rodeados de inventos israelíes, el waze que nos permite lidiar con el tráfico, el riego por goteo para el uso eficiente del agua y la tecnología Mobileye que es la base de los autos que se manejarán solos, por mencionar solo algunos.

El ingeniero israelí Uri Levine, es el creador del popular sistema de navegación, Waze.

Un profundo vínculo de afecto y pertenencia nos liga a los judíos del mundo con Israel, incluso a los que no somos sus ciudadanos. Nos sumamos a la celebración por sus primeros 70 años de vida y hacemos votos para que continúe por este camino de crecimiento y bienestar para sus habitantes y que pronto alcance la anhelada paz con todos sus vecinos.