Ancón News

Inseguridad angustia a vecinos de Ancón

548
0
Los operativos de fumigación deben hacerse con resguardo policial.

Texto: Andreina Rodríguez G.

El Observatorio de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIYAP) presentó datos estadísticos según los cuales los panameños percibieron más inseguridad en el país durante el año pasado que en el año 2016.

Comisionado Néstor Valdés, jefe de la subdelegación de la Policía Nacional de Llanos de Curundú.

Así lo reflejó su última encuesta de “victimización y percepción de la seguridad ciudadana”, en la que un 82 por ciento de 1,006 entrevistados coincidieron en que el año 2017 fue 12 puntos más inseguro que el año anterior.

Datos concuerdan

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Seguridad Ciudadana (MINSEG), los delitos contra la propiedad (robo y hurto) habrían pasado de 19 mil 636 a 22 mil 496 hasta octubre del 2017, lo que representa un incremento de un 14.5 por ciento.

Sin embargo, la cantidad de delitos en términos generales tuvo un descenso, pasando de 61 mil 682 en 2016 a 54 mil 417, lo que se traduce en 149 incidentes diarios y sumando un costo anual estimado de 200.6 millones de dólares en pérdidas.

80% ha sido asaltado

El estudio reveló también que un 80 por ciento de los participantes había sido víctima de un delito alguna vez en su vida, mientras que un 20 por ciento admitió que en más de una oportunidad y un 16 por ciento fue afectada durante el año pasado.

La mayoría de los encuestados coincidieron en que el hurto es el acto delictivo más frecuente en el país, con un 41 por ciento, mientras que los casos por robos se repetirían en un 35 por ciento de las veces.

A plena luz

La investigación determinó que los espacios donde la delincuencia más frecuentemente vulnera la seguridad ciudadana son las estaciones de transporte público, dentro de las viviendas y sus alrededores, teniendo como horario de mayor incidencia entre las 2 y 6 de la tarde.

Ancón vulnerable

David Almanza, residente de calle Amador de Balboa, denunció haber sido víctima de dos hurtos a su vivienda en menos de 24 horas,

En ambas ocasiones los delincuentes se hicieron con varios equipos electrónicos y su vehículo, una camioneta Honda CRV 2010 color blanco, que días después fue hallada en Pueblo Nuevo.

Almansa, quien es vecino del sector desde hace más de 30 años, comentó que la poca iluminación ha contribuido a mantener a la comunidad en un estado de permanente vulnerabilidad. “Por año vivimos entre 5 y 6 robos a nuestra casa. Estamos agotados de esta situación”, expresó.

Periferias: talón de Aquiles

Por su parte, María Luisa Jiménez, residente de Altos de Curundú, reportó sucesivos robos a vehículos entre los últimos meses del pasado 2017 y lo que va de 2018. “Es común ver que los carros que se quedan en la calle sean encontrados con una ventanilla rota y desvalijados”, detalló.

Siendo Ancón un corregimiento con limitado desarrollo comercial en áreas residenciales, la poca frecuencia de tránsito y excesiva confianza de los vecinos pasa a convertirse en “un arma de doble filo”, según explicó Néstor Valdés, comisionado de la Policía Nacional.

En los límites del corregimiento con sectores como San Miguelito, El Chorrillo, Curundú y Calidonia “son los lugares donde más incidentes se reportan. Los vecinos no cambian sus hábitos y confían dejando sus viviendas sin asegurar”.

En este sentido, Valdés insiste a la comunidad en desarrollar una rutina, asegurando puertas y ventanas, tanto de sus viviendas como vehículos, y denunciar de inmediato actos sospechosos en su sector.