Gente y Estilo

Benjamín Cohen: “Vamos a hacer dos series para Netflix desde Panamá”

959
0

Esta noche se estrena en el teatro En Círculo la obra “Sin perdón por los pecados”, escrita y dirigida por Cohen. Las expectativas sobre esta pieza son altas”

Nervis Araujo Rincón/Fotos: Andreína Rodríguez

La buena suerte nunca lo ha descuidado, y él le ha correspondido con constancia y talento. De trato afable, de verbo elocuente y con su metro ochenta centímetros de alto, se asomó por la puerta este hombre, de gesto amistoso y obvia inteligencia. Llegó a la entrevista que habíamos previsto, compromiso transmutado en amena charla, que sirvió para recorrer lo mejor de su historia, producida en 20 años.

Benjamín Cohen nació en Venezuela, ha vivido en varios países, donde han requerido de sus producciones; no es panameño, pero como otros miles, puso el corazón aquí, sobre la mesa del istmo, y lo prefirió para tener sus dos hijos y para crear sus más ambiciosos proyectos, que rondan entre el teatro y la televisión, en formato de serie.  “Es un buen lugar para hacer familia, es tranquilo; el panameño es muy abierto y nos hemos unido para crear una gran red de entretenimiento, vamos a abrir el camino, eso es lo que deseo”.

En teatro se dio a conocer por “Muchacho no es gente grande”, obra que escribió y dirigió, y que recorre el mundo desde hace 10 años. “Para mí no es la mejor, no es a la que le dediqué más tiempo, pero tiene una estrella porque es uno de los éxitos que tengo en mi carrera, incluso agotó 19 taquillas en Panamá”.

Foto: Cortesía Benjamín Cohen

Prolífero andar

Productor de teatro, televisión y cine; escritor y periodista, habla con contagioso entusiasmo sobre su camino, entre escenarios y sets, entre ensayos y guiones, desde los climas de su pasaporte mil veces manoseado y de los retos por venir.

“Me formé con una de las mejores escritoras y dramaturgas que existen en Venezuela, Ana Teresa Sousa, quien ha hecho grandes obras teatrales y literarias, gran maestra de producciones de televisión, con quien inicié mi carrera a los  17. Con ella hice series, telenovelas en canales como Venevisión, RCTV, TSE de Ecuador; Globomedia, de España y con TV Azteca. Mi fuerte es escribir libretos para televisión, pero también produzco y dirijo”.

Para Cohen el teatro es la matriz de las artes escénicas y asegura que  la televisión tiene un ritmo muy inestable en los tiempos, entonces en los años de intermedio, hace teatro. “El teatro es más libre, humano, uno escribe lo que realmente quiere, mientras que el cine y la televisión son más comerciales; los presupuestos son mucho más bajos en las tablas; una obra puede estar alrededor de los 25 mil dólares, mientras que un capítulo de televisión necesita un presupuesto que puede alcanzar los 150 mil dólares”.

– “Prohibido olvidar”, “Ojos brasileros” y “Muchacho no es gente grande” son piezas que le han dado muchas satisfacciones, incluso, las dos últimas fueron publicadas como libros.

Más letras sobre las tablas

“Sin Perdón por los pecados”, es una obra de teatro escrita y dirigida por este escritor, quien, bajo la producción de Turquesa Producciones, al mando de Diana Abouganem, se estrena junto con este mes en el Teatro En Círculo. Es una pieza  de humor negro, de suspenso, que involucra digitalmente al público a través de una aplicación, por lo que se desencadena un final diferente cada noche. Cada personaje representa un pecado capital. A la vez, los asistentes disfrutan del montaje Dignidad, del español Ignasi Vidal; protagonizada por Larry Díaz y Karl Hoffman. Es un drama, que trata sobre la corrupción y que ha sido un éxito en España y en 4 países de Latinoamérica. Son dos funciones cada noche en la misma sala.

En agosto va a dirigir “El Test”, una obra española, y “Mi Vida Doméstica”, un musical también escrito por Cohen, que es la comedia sobre la vida de Mónica Guzmán. El próximo año estrenará “Dulce Confusión”, una comedia musical sobre la que ya cedió los derechos a España, donde tienen previsto montarla con la protagonización de David Bisbal.

Netflix es la próxima llamada

Como ha estado escribiendo para canales de televisión, Netflix ha sabido sobre él, por lo que amarró dos producciones que escribió: “Perros sin pedigrí” y “El silencio de Melania”, cada una con dos temporadas, de 13 capítulos que duran 50 minutos.  “En estos momentos estamos en el proceso de ver cómo lo hacemos, estamos en la logística. Hay una productora en los Ángeles que se quiere asociar, que maneja el talento mexicano, pero traer extranjeros se hace cuesta arriba por las diversas trabas de migración. Nos exigen un importante despliegue de productores foráneos y el tema migratorio está muy complicado. Yo quiero producir desde aquí para el mundo, pero no la tenemos fácil; de hecho, me uní a Karl Hoffman, conseguimos un gran terreno para construir en Panamá un estudio de 1,600 metros con la idea de abrir un camino a actores, productores y directores. Todo saldrá bien”.