Articulistas Desde la Sinagoga

La búsqueda de la justicia

374
0
La Torá (Pentateuco) dice: “Justicia, justicia perseguirás” (Dt. 16:20)
Reflexiones del rabino Gustavo Kraselnik
 Costa del Este News
Julio 2017

 

La información de casos de corrupción llena las páginas de periódicos, los noticieros de televisión y los comentarios en las redes sociales. La falta de avance en muchas causas genera un incremento de la indignación ciudadana y esto se debe principalmente a la percepción de un mal funcionamiento de la justicia. En esas circunstancias el entramado social se debilita y los cimientos sobre los cuales se erige una sociedad comienzan a tambalear.

Por otro lado, nuestro país tiene un serio problema de desigualdad económica tal como lo marcan las mediciones locales e internacionales sobre distribución de riqueza, generando una situación de injusticia que es necesario corregir.

Frente a esta realidad, la búsqueda de la justicia es un factor clave ya que ésta constituye uno de los pilares de la sociedad, tal como enseña el Talmud: “El Mundo se sostiene por tres cosas: por la justicia, por la verdad y por la paz.”

Nuestros sabios enseñan que la Justicia es también uno de los 13 atributos de Dios. Este atributo implica no sólo que Dios actúa con justicia – recuerdan la exigencia de Abraham a Dios “Acaso el juez de toda la tierra no actuará con justicia” (Gn. 18:25) – sino también que el ser humano, creado a su imagen y semejanza, debe procurar obrar con rectitud y ecuanimidad.

La Torá (Pentateuco) dice: “Justicia, justicia perseguirás” (Dt. 16:20) y los exégetas explican que la repetición de la palabra justicia debe dejarnos claro que la búsqueda de la justicia sólo debe realizarse utilizando medios justos. Además, el uso del verbo “perseguir” sugiere que la justicia debe ser buscada afanosamente, que debemos esforzarnos en encontrarla.

No se trata sólo de actuar individualmente con probidad o imparcialidad, aunque eso de por si sería de gran ayuda, se trata además de intentar construir un sistema de relaciones basadas en la igualdad, en el respeto por el otro.

Y este principio de la justicia tiene al menos dos vertientes importantes. La primera se refiere a la igualdad de derechos para todos los miembros, implicando no se

puede hacer ninguna clase de diferencia entre personas por ser de distinto sexo, raza, religión, color, nacionalidad o situación económica.

Somos todos hijos de Dios – una afirmación fundamental del pensamiento bíblico – y de acuerdo a la interpretación rabínica esa es la razón por la cual fue creada una sola pareja humana, para enseñarnos que todos venimos del mismo origen y que todos somos parte de la misma familia.

La segunda vertiente de este principio de justicia involucra la creación de un orden económico justo en donde cada persona pueda alcanzar la satisfacción de sus necesidades básicas.

“A Dios pertenece la tierra y cuanto hay en ella”, dice el salmista (24:1). Sin embargo, los seres humanos hemos sido incapaces de administrar solidariamente este don divino y nos encontramos con una situación de extrema injusticia en donde la mitad de los habitantes del planeta viven en estado de pobreza y lo mismo ocurre con un porcentaje significativo de habitantes de nuestro país.

En hebreo la preocupación por los necesitados, se denomina Tzedaká. Algunos traducen Tzedaká como “caridad” pero en realidad esto no es exacto. Tzedaká viene de la misma raíz de la palabra Tzedek, justicia. Y en este sentido, la Tzedaká no es un acto de caridad, no es un acto de amor solamente, sino un acto de Tzedek, un acto de Justicia. Es la obligación de aquellos que tienen ayudar a los que no tienen. En este mundo que pertenece a Dios, es mi responsabilidad como persona asistir a aquel que lo necesita.

Frente a la cultura del egoísmo y el derroche, debemos crear una cultura basada en la justicia, en el respeto y en la solidaridad.

Una justicia funcionando, con igualdad de derechos para todos, y una sociedad solidaria y comprometida que brinde oportunidades de crecimiento para cada uno de sus integrantes, son la clave para soñar un futuro mejor.