Comunidad

7 pasos para convertirse en un Vecino Vigilante

11169
0
Fotos: Cortesía

Hace ya casi 20 años Marietta Díaz, del programa de Vecinos Vigilantes de la Policía Nacional, trajo desde Canadá esta dinámica y la adaptó a las necesidades de Panamá. En ese momento,  quizás no imaginó que la vigencia del plan se mantendría por tanto tiempo, e incluso, que cada día se haría más necesaria la organización vecinal para trabajar conjuntamente con las autoridades en beneficio de sus propias comunidades.

El programa de Vecinos Vigilantes (VV) consiste en la creación de una estructura entre residentes de un sector, que les permita enfrentar cualquier incidente que los afecte. La comunicación y el conocimiento de las señales de alerta  son la principal herramienta para poder actuar de forma rápida y eficaz ante  un acontecimiento que atente contra la integridad de cada individuo. “Un vecino vigilante es un ciudadano preocupado por la seguridad de su entorno, con altos valores morales y cívicos que presta su colaboración a los programas de vigilancia comunitaria” explica Díaz.

Salvados por la campana

Las nuevas tecnologías permiten que en cuestión de minutos y a través de los medios de comunicación y las redes sociales, se multiplique la difusión de cualquier noticia. Con un simple celular, la comunidad tiene un arma invaluable en sus manos con la que puede registrar, defenderse, avisar, prevenir hechos delictivos y actuar frente a éstos. Sin embargo, sigue siendo el “timbre” utilizado por los VV el elemento que de forma más contundente se enfrenta a los maleantes al sorprenderlos, dejarlos en evidencia y advertirles que están en medio de una comunidad organizada y preparada para apoyar el trabajo de las unidades policiales. “El timbre es un dispositivo simple, de los que se usa en las escuelas. La persona lo coloca en la parte de afuera de su casa, en un lugar en el que no pueda ser vandalizado y los interruptores van adentro, en espacios de fácil acceso”, indica el departamento de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional.

El programa de VV no es solo una herramienta para actuar frente a un hecho delictivo. También es útil en otras circunstancias como una emergencia de salud o calamidad doméstica. De acuerdo a la experiencia del subteniente Alcibíades Marrugo y el sargento 1ro Carlos Checa, del departamento de Seguridad Ciudadana, gracias al trabajo en conjunto que se realiza entre policías e integrantes de los programas de VV se han logrado resultados excelentes. “Hemos capturado a ciudadanos buscados por las autoridades locales e internacionales,  incautado vehículos y allanado viviendas donde se comercializaba o distribuía drogas, incluso hemos podido salvar vidas como conel caso en el que un señor sufrió un infarto y lo único que pudo alcanzar fue el timbre que tenía en su casa y alertó a su comunidad. También el trabajo coordinado con vecinos nos ha ayudado a identificar focos de delito como áreas verdes descuidadas, sin iluminación,  y parques abandonados que se convierten fácilmente en guarida de maleantes.  La PN  se apoya también en el programa para promover la capacitación en prevención por parte de niños y adolescentes. No podemos hacer solos el trabajo, necesitamos de la colaboración de la comunidad”.

Vencer la apatía, clave del éxito

La principal recomendación que hace el departamento de Seguridad Ciudadana de la PN  es que los vecinos se conviertan en su primer anillo de seguridad conociéndose, deben saber quién vive a su lado. El obstáculo más grande que tiene la policía en las comunidades es la apatía e indiferencia generalizada. Hay casas quehan sido asaltadas a plena luz del día y nadie dice nada porque no hay comunicación entre vecinos y cuando llegan los funcionarios policiales, les dicen que pensaban que se estaban mudando.  Al conocerse entre ustedes, se sabe si alguno está fuera de la ciudad y todos estarán vigilantes por si ven un carro sospechoso o alguna irregularidad”.

Cómo convertirse en un vecino vigilante

1.- Formar un grupo de al menos 8 vecinos por sector (junta directiva)

2.- Acercarse a la subestación de la comunidad o llamar al departamento de Seguridad Ciudadana: 511-9198 / 511-9169 / 511-9167 para recibir el entrenamiento

3.- Instalar timbres (tipo recreo) en varias casas de la comunidad

4.- Sostener reuniones frecuentes con los vecinos para saber lo que los afecta

5.- Reunirse una vez al mes con la Policía Nacional y hacer una rendición de cuentas (transmitirle las preocupaciones sobre sus problemas)

6.- Estar pendiente de actos sospechosos e interactuar entre vecinos para prevenir delitos

7.- Definir una vía de comunicación expedita con la policía para que la actuación sea rápida y efectiva