Nacionales

Familias de acogida | Uno de los aportes más importantes de la JMJ

273
0

Miles de peregrinos de todas partes del mundo vienen a Panamá y serán alojados por las llamadas familias de acogida, las cuales representan uno de los pilares fundamentales de la Jornada Mundial de la Juventud, pues gracias a ellos, estos jóvenes tendrán un lugar donde quedarse.

Para ser voluntario es favorable hablar otro idioma, pero no es
indispensable.

No solo gozarán de un techo, sino que además, tendrán contacto directo con la cultura de nuestro país y la familia que los recibe.

Las familias de acogida ofrecerán a sus peregrinos:
 Área para dormir (puede ser compartida).
 Baño
 Momentos en familia (a su llegada o partida).
 Reportar cualquier eventualidad a la parroquia (enfermedad, accidente, pérdida de documento, etc.)

Muchas familias también recibirán a obispos. Los requerimientos cambian en este caso. Deben ofrecer:
 Recámara donde dormir (solo).
 Baño.
 Desayuno todas las mañanas.
 Reportar cualquier eventualidad a la parroquia (enfermedad, accidente, pérdida de documento, etc.)
 Transporte a la parroquia en las mañanas y regreso a la casa en las noches (en algunos casos el traslado será en buses)

A partir de los 15 años se puede ser voluntario. Los grupos se dividen de la siguiente manera:

 15 a 17 años, para actividades no masivas (acogida, salud, logística, transporte, hidratación, comunicación).
 18 a 40 años: actividades masivas (información, protocolo, traductores, supervisores, hidratación)
 41 años en adelante: actividades no masivas.
 Médicos, paramédicos, enfermeras, técnicas de enfermería, psicólogos, laboratoristas, odontólogos, farmaceutas, trabajadores sociales y estudiantes de medicina.