Nacionales

Monseñor Ulloa: “Hay que hablar con los mayores”

401
0

Como una tarea pastoral encomendada por el Papa Francisco, se realizaron con éxito las jornadas de diálogo intergeneracional entre jóvenes y ancianos, con el objetivo de que se produjera una escucha entre generaciones, la transmisión de la fe a los jóvenes o la ayuda a los migrantes.

El arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, destacó que “el recorrido realizado por el Grupo Intergeneracional de Adultos Mayores y Familias acompañando a los jóvenes de la Jornada Mundial de la Juventud 2019 (JMJ), para hacer realidad la propuesta del Santo Padre al concluir su encuentro con los voluntarios de la JMJ en Cracovia, Polonia, en julio de 2016, donde animó a los jóvenes a hablar con sus mayores y, los cuestionó diciendo: ¿Me prometen que en Panamá van a hablar con los abuelos? Y si los abuelos ya se fueron al encuentro del Señor, ¿Van a hablar con los mayores? Pregúnteles, son la sabiduría de un pueblo”.

Monseñor Ulloa destaca que este evento marca un hito en la historia de la Iglesia y de Panamá, porque inicia la restauración de la ruptura entre las anteriores y nuevas generaciones. En este acto de divulgación  estuvieron presentes miembros del clero católico, autoridades del cuerpo diplomático, organizaciones de adultos mayores, representantes de etnias indígenas y de distintas denominaciones religiosas, historiadores, docentes y jóvenes, entre otros sectores.

La coordinadora de los eventos para el Diálogo Intergeneracional, Argénida de Barrios, explicó que en los encuentros se escucharon experiencias vividas, testimonios de vida en el caminar en preparación de la JMJ Panamá 2019, donde es evidente que es un proyecto inclusivo, en el que los abuelos y los adultos mayores no faltaron, a pesar de ser un evento juvenil de escala mundial y donde todos están invitados a participar de los actos centrales presididos por el Papa Francisco, porque somos la gran familia, con una diversidad étnica, cultural, religiosa, política, que se une a favor de los jóvenes”.

Cómo vivir en una sociedad que se mueve por la violencia

Es oportuno recordar las palabras del Papa Francisco al referirse a los peligros que corren los jóvenes y las familias en la actualidad sobre la violencia: “Ante las violencias, ante la crueldad, ante la destrucción de la dignidad humana, el llanto es cristiano”, fue la respuesta del Papa, y animó a “pedir la gracia de las lágrimas, porque el llanto ablanda el corazón, abre el corazón, es fuente de inspiración. Llorad. Jesús en los momentos más sentidos de su vida, ha llorado. En el momento en que vio el fracaso de su pueblo lloró ante Jerusalén”.

Frente a la cultura de la hipocresía y del cerrarse, el Papa propuso “la cultura del convivir”, de la fraternidad y del servicio, porque “se abre y se mancha las manos”. “¿Quieres ser feliz? Entonces extiende la mano, ábrela y mánchatela”.