Vida y Salud

Diciembre: mes de la prevención del SIDA

225
0

QUÉ ES EL SIDA
SIDA es la palabra con cuyas iniciales se define al Síndrome de Inmunodeficiencia
Adquirida, que es la incapacidad del sistema inmunitario de hacer frente a las
infecciones y otros procesos patológicos. Es producto de la exposición al VIH o
Virus de Inmunodeficiencia Humana.

DIFERENCIA ENTRE VIH Y SIDA
Una persona portadora del VIH puede no manifestar ningún síntoma durante
muchos años pero sí transmitirlo. Una vez que desarrolla la enfermedad, se le
considera enfermo de SIDA. En ambos casos, son seropositivos, porque tienen
anticuerpos contra el virus que pueden reconocerse en la sangre con una prueba
de laboratorio.

CÓMO SE CONTAGIA
Existen tres vías principales de transmisión: la parental, que es a través de las
transfusiones de sangre y/o el intercambio de jeringas o agujas. La sexual, que es
a través de las relaciones íntimas, y la materno filial, que es cuando una madre
contagiada se lo pasa a su hijo bien sea antes del nacimiento, durante el parto o la
lactancia. Es falso que se contagie a través de abrazos, besos, compartir
cubiertos, vasos, alimentos, ropa, sábanas, toallas, saliva, sudor y lágrimas.


CÓMO SE DETECTA
La realización de una prueba muy sencilla  es la única manera de saber con
certeza si se está infectado. Debe practicarse si se tiene alguna sospecha de
haber estado en contacto con el virus. Algunos estudios se tardan varios días en
ofrecer el diagnóstico, pero la prueba rápida del VIH solo toma 30 minutos para
indicar el resultado de forma confidencial y segura.

 

CÓMO SE TRATA
Aún no existe cura para esta enfermedad. Sin embargo, hay más de una docena
de fármacos utilizados para el tratamiento de la infección. Se les denomina terapia
antirretroviral. Su función es evitar el deterioro inmunológico y suprimir la
replicación viral. Deben administrarse de forma combinada y muchas veces
provocan reacciones adversas en los pacientes, pero que siempre serán mínimas
si se les compara con el beneficio que le aporta. Estas medicinas logran reducir el
progreso de la enfermedad y la aparición de infecciones oportunistas, siempre que
el tratamiento sea seguido al pie de la letra. Igualmente, el paciente debe llevar
una vida saludable, sin excesos de ningún tipo.


CÓMO EVOLUCIONA
Sin tratamiento, un portador de VIH evolucionará su estado hasta desarrollar la
enfermedad y ser un enfermo de SIDA. El virus avanza y va destruyendo
progresivamente al sistema inmunitario, que es la defensa que tiene nuestro
cuerpo. Empieza a aparecer cierto grupo de infecciones, procesos tumorales y un
severo estado de desnutrición.