Costa del Este News

Vigilancia activa y clases formales de natación logran salvar vidas

349
0

Por sexto año consecutivo, Aquatics Swim School realizó sus ya tradicionales competencias anuales de natación. Fue un día de lleno de emociones, en el que más de 250 niños y niñas compitieron y mostraron los resultados de su trabajo y perseverancia, para el orgullo y satisfacción de familiares y de todo el personal de esta academia, quienes los acompañan semana a semana en su aprendizaje.

Aquatics Swim School se encuentra en la zona industrial.

Sin duda, se trata de unos de los eventos más esperados del año por parte de los padres, quienes pueden ver a sus pequeños, no solo demostrando todo lo aprendido en clases, sino también ese proceso en el que fortalecen su confianza y autoestima gracias a la sensación de logro que se llevan a casa ese día.

Todos reciben su medalla, para sembrar el mensaje en ellos de que competir es mucho más que ganar.  En Aquatics competir significa trabajar y perseverar para alcanzar un sueño.  “Queremos dejarle claro a nuestros alumnos que todos somos ganadores” indica Ana Lorena Ascencio, directora de Operaciones de la escuela.

Deporte que salva vidas

Ya sea a través de este importante evento o de la operación diaria de la escuela, la misión de Aquatics está clara y es siempre la misma: Brindar una excelente enseñanza acuática en Panamá, con un currículum de clase mundial impartido por un experto y sólido grupo de profesionales, que se basa en fomentar la comprensión y empatía con cada alumno, para formar no sólo grandes nadadores sino también niños más seguros dentro y fuera del agua.

Puntualiza Ascencio que “los accidentes suceden en nuestra comunidad más seguido de lo que imaginamos. Cada semana conocemos relatos de niños que sufrieron un evento de casi ahogamiento y en tristes ocasiones el hecho ha sido fatal, afianzando la realidad de que ésta sigue siendo la causa número uno de muerte accidental en menores de 5 años.

Queremos que estas historias dejen de suceder. Y la mejor manera, además de recibir una educación acuática formal, es entender que la primera barrera de seguridad es la vigilancia activa e ininterrumpida por parte de los padres, que junto a las clases formales de natación pueden salvar vidas. Queremos crear conciencia de eso en nuestra comunidad; porque como decimos en Aquatics: si no los puedes ver no los puedes salvar.”