Nacionales

Mosaico 2018. KSI mantiene su apuesta por la diversidad como factor de avance en Panamá

651
0

Texto: Aydana Ruiz / Fotos: Andreína Rodríguez

Ésta es la tercera oportunidad en que la Congregación Kol Shearit Israel reúne en un mismo panel a seis destacados personajes con vasta influencia en el país, a fin de que reflexionen sobre la experiencia de la diversidad como factor importante en el desarrollo de la sociedad panameña.

“Mosaico 2018: Panamá, país de oportunidades”: frase que conjuga desde el 2016 el esfuerzo de resaltar las costumbres, historias de emprendimiento, oportunidades, multiculturalidad, inter religiosidad, diversidad, respeto e ideales de libertad, que desde siempre han hecho de éste, un gran país.

Seis visiones de un mismo suelo

El grupo de panelistas estuvo conformado por Carlos Alberto Escotet, presidente ejecutivo de Banesco Panamá, quien fue el encargado de abrir el ciclo de conferencias. Le siguieron Betty Brannan Jaén, abogada y periodista; Miguel Ángel Ciaurriz, de la Parroquia San Lucas de Costa del Este; la artista plástica Olga Sinclair, el politólogo, comediante y director de El Ñeque, Simón Tejeira, y Leonor Calderón, ex ministra del Mides, quien cerró el encuentro.

Cada uno de los ponentes, desde su ámbito de acción y experiencias, compartieron historias que relacionaron con las contribuciones de Panamá al mundo y a cada una de las personas, nacionales o extranjeras, que han hecho vida en el istmo; así como el aporte con que cada uno de estos ciudadanos le ha retribuido al país sus bondades.

Carlos Alberto Escotet y su maleta de sueños

Con una jovial informalidad que interesó al público y lo acercó a sus vivencias, el empresario venezolano, CEO de Banesco Panamá, recorrió el escenario de punta a punta y expuso la historia de su familia. Empezó por contar cómo su abuelo, inmigrante español, llegó a Venezuela con una maleta de sueños que más tarde pudo transformar en oportunidades y crecimiento. Orgulloso, también mostró el  primer carnet de trabajo de su padre, Juan Carlos Escotet, quien comenzó en el Banco Unión como mensajero interno, y hoy es dueño de la entidad financiera más importante de su país natal y que además, tiene presencia en varias latitudes.

Tras pasearse por ese par de relatos, Escotet habló sobre Panamá y las ventajas que le brindó a su familia para continuar expandiendo el negocio bancario; resaltando las oportunidades que pueden ser aprovechadas no solo por los panameños, sino por todos quienes con trabajo y esfuerzo deseen forjarse un futuro mejor.

Betty Brannan y su lucha por la libertad

Abogada y periodista, Betty Brannan Jaén mezcló en su vida dos profesiones que en común tienen, entre otras cosas, esa búsqueda de la verdad y lucha por dar visibilidad a los menos favorecidos. Su afán por trabajar en favor del respeto al ciudadano, la llevó a participar en forma protagónica en la creación del “Museo de la Libertad y los Derechos Humanos”, el cual será un espacio para documentar el caso panameño desde todos los puntos de vista posible.

En esta edición de Mosaico 2018, Brannan explicó los alcances del proyecto, cuya obra de construcción ya está avanzada en Amador, y tiene programado abrir a finales de año, a propósito del 70 aniversario de la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Miguel Ángel Ciurriz: el sacerdote que usa kipá

Al padre Miguel Ángel Ciaurriz, párroco de San Lucas Evangelista, la iglesia de Costa del Este, se le conoce por “lo aterrizado” de sus discursos u homilías, que logran calar perfectamente y son recibidas con mucho entusiasmo en su feligresía, compuesta por creyentes de todas las edades, incluso los más pequeños de la casa, a quienes les dedica una misa exclusiva todos los domingos.

Junto al rabino Gustavo Kraselnik, líder espiritual de la Congregación Kol Shearith Israel, han formado una dupla maravillosa que ha traspasado los límites de su comunidad. Es así como con cierta frecuencia, y en ocasión de compartir conocimientos, ideas, y trabajar en equipo, vemos al sacerdote usando Kipá en la sinagoga, o al rabino frente al altar de la iglesia. Ambos, con el respeto y solemnidad que los caracteriza, esforzándose juntos por el bien común y la integración interreligiosa y multicultural.

Así de claro lo dejó el religioso durante su participación en el Mosaico 2018, donde hizo especial énfasis en la importancia que tiene el que el país, continúe siendo receptor de diversas culturas. “Aunque territorialmente somos pequeños, tenemos un enorme potencial para ser grandiosos y hemos de seguir siéndolo, siempre que continuemos acogiendo, protegiendo, promoviendo e integrando; estas son las cuatro actitudes que harán de Panamá, un país grande”.

Olga Sinclair, la artista integral

La artista panameña, cuya creatividad la inspira cada día, reconoció al finalizar su ponencia que no habló sobre nada de lo que tenía preparado. Su mente voló y así como sus pinceladas sobre un lienzo, dibujó con sus palabras un discurso diferente al que le pidieron preparar, pero que con la misma intensidad, llegó a todos los presentes.

“Pese a las noticias que vemos a diario, y que nos aturden, vivimos en un Panamá en el que sentimos que perdemos el rumbo pero lo importante es que pronto lo volvemos a tomar”; frente a ese optimismo que la caracteriza, y haciendo honor a sus también dotes de aclamadora, la artista mostró preocupación por la manera en que en la actualidad viven los jóvenes del mundo. “Estamos viviendo momentos difíciles en la humanidad. Nos invade una modernidad líquida en la que todo es pasajero y mediático; todo tiene punto de entrada y de salida. Muchos de nuestros jóvenes viven pensando que necesitan un “like” más para ser felices, y si no lo consiguen  se frustran y se sienten fracasados”.

Invitó a todos a trabajar por sus  ideales, y a ver en ella un ejemplo de empoderamiento y éxito, en un mundo liderado por hombres.

Simón Tejeira le hablo a “las juventudes”

“Todo es mejor, si lo abordamos bajo la lupa del humor”. Esta es la filosofía del joven politólogo y comediante, que está detrás de la plataforma digital “El Ñeque Noticias”, desde donde expresa opiniones, denuncias y críticas, con un sarcasmo y humor negro que hace más digerible el acontecer noticioso.

“Me gusta hablar de juventudes, y no de una sola juventud; porque ese término es muy relativo y no siempre obedece a los mismos factores que lo definen”.

El joven de 30 años, recomendó a los jóvenes explorar, salir de sus zonas de confort y de las limitantes que en el mundo de las redes sociales, los encierran en burbujas que no les permiten mezclarse con diversos pensamientos, formas de actuar y culturas. “Es importante explorar ideas contrarias a las propias, conocer, aprender. Vivir en medio de la diversidad”.

“Somos puente, puerto y puerta, y esa es nuestra mayor riqueza, enfatizó la ex ministra”.

“Somos puente, puerto y puerta”: Leonor Calderón

“Somos un país de oportunidades, pero éstas deben ser para todos”. Una frase contundente que estremeció a muchos en la audiencia. Así finalizó su ponencia Leonor Calderón, ex ministra del MIDES, quien en pocos minutos resumió la historia de Panamá y cómo a lo largo de todos estos años, el país ha sido una habitación con puerta de entrada y salida de extranjeros  (en la que muchos se han quedado), y contribuido en importantes momentos históricos al desarrollo del país

Destacó el cómo las oleadas de migrantes han permitido formar una identidad única y la importancia de reflexionar sobre la bendecida posición geográfica que es la que determina el papel que juega Panamá en el mundo.