Café Boulevard Balboa, un lugar de encuentro con historia y sabor

    478
    0

    Texto y fotos: Andreína Rodríguez González

    A sus sesenta años, el Café Boulevard Balboa celebra una década más cultivando una rica herencia que forma parte de la identidad de la Ciudad de Panamá. Cada panameño sabe que éste es un lugar de encuentro, de conocer gente interesante, un espacio lleno de buenos recuerdos y entrañables amigos, de tertulias inolvidables y de sabroso menú.

    Nació en 1958 y desde entonces recibe a cientos de panameños y turistas, con una particular atención, amplios espacios, incluso con estacionamientos bajo techo. Sus platos tradicionales son referencia nacional y desde su propia panadería elaboran suaves panes con los que preparan  inigualables emparedados.

    Sus comensales también pueden degustar desde un ceviche hasta un bistec a caballo, con ensalada y papas fritas, además de una variedad estándar de cafés y postres de estilo casero.

    Desde las 6:30 de la mañana hasta las 6:30 de la tarde, el Café Boulevard Balboa complace a sus comensales con un buen abanico de opciones. Desde su barra los clientes observan el montaje de los suculentos emparedados, el corte de las porciones de frutas para sus batidos y la preparación de su café.

    Punto de encuentro

    Este restaurante ofrece una terraza con vista hacia la Cinta Costera y avenida Balboa, donde hay historias infinitas de buenas anécdotas que han quedado para el recuerdo en un sinfín de imágenes que adornan sus paredes y mesas.

    Artistas y políticos; trabajadores y empresarios, locales y extranjeros, encuentran allí un punto neutral, donde todos son bienvenidos a disfrutar de su gastronomía sencilla y capaz de complacer todos los gustos, con una privilegiada vista frente al Pacífico.

    En su sexta década de servicio, El Boulevard Balboa sigue siendo uno de los pocos lugares populares de esparcimiento, de la principal avenida capitalina, que cuenta con amplio estacionamiento subterráneo, ascensor y acceso para discapacitados. Es, definitivamente, un punto de encuentro para todos.

    Sencillez que hace historia

    Grandes personalidades lo han tomado como un lugar para frecuentar, como el general Omar Torrijos, quien solía pedir un expreso mientras contemplaba la vista hacia la bahía de Panamá. Así también  el expresidente Demetrio Basilio Lakas, quien se daba un festín con su predilecto emparedado de filete con mozzarella, acompañado de una malteada para ver las competencias de lanchas.

    Otros personajes más discretos, como el exmandatario Arnulfo Arias, optaba por disfrutar de un buen desayuno desde su carro, siempre acompañado de la peculiar naranjilla.

    Entre los artistas internacionales, que ha dejado una cálida huella y mantiene permanente aforo es el cantante boricua Gilberto Santa Rosa, quien goza con su equipo de músicos y representantes de los suculentos sándwiches de salami y queso amarillo.