Vida y Salud

Ruido en Panamá atenta contra la salud

986
0
En muchos lugares, las reglas prohiben el uso de bocinas de autos para llamar la atención.

“Cuando pitas me haces daño” es la campaña iniciada para disminuir el uso del claxon de los buses y carros en Panamá.

Salir o estar dentro de nuestras propias casas con las ventanas abiertas, es una amenaza contra la salud. Y es que, por ejemplo, el ruido producido por el claxon de un diablo rojo que con frecuencia transite por las calles cercanas a nuestro hogar, puede ser de más de 120 decibeles, que es el nivel que causa dolor en los oídos.

“Sabemos que en nuestra ciudad se excede en muchas áreas los límites permitidos a nivel internacional, pero lastimosamente solo tenemos a disposición un estudio general muy viejo (2001) que no permite hacer una evaluación correcta y actualizada del problema; impidiendo a las autoridades tomar decisiones correctas y puntuales, con lo cual puede causarse mucho daño a la salud”,  afirma Alberto Botarelli, presidente del Rotary Club, Panamá Sur; que en alianza con la fundación “Oír es Vivir”, unen esfuerzos para concientizar sobre el  daño generado por los altos niveles de ruido.

Rotary Club Panamá, y la Fundación Oír es Vivir, intentan llamar la atención sobre el problema del ruido en Panamá.

Explican los especialistas, que más del 50% de las afecciones auditivas no congénitas, podrían prevenirse. La contaminación sónica afecta a las personas de múltiples formas, indica  Giovanna Troncoso, presidenta de la fundación Oír es Vivir, quien explica que “además de que el ruido puede causar pérdida auditiva irreversible, también aumenta los niveles de stress, perturba el sueño, altera el ritmo cardíaco, genera actitudes agresivas, alteraciones mentales, dificultad para concentrarnos, irritabilidad, dolor de cabeza, fatiga, neurosis, depresión, tinnitus (zumbidos en los oídos), trastornos circulatorios y digestivos, entre muchas otras dolencias”.

La campaña esta siendo apoyada por varias empresas.

Ruido en las calles 

Según los estudiosos del tema, en Panamá, las bocinas, equipos de sonido, alarmas y troneras son responsables del 70% del ruido en la capital y en consecuencia, cada vez son más, quienes padecen trastornos auditivos. La fonoaudióloga Analida Pitty Ceballos, vicepresidenta de la fundación Oír es Vivir, enfatiza la importancia de los tamizajes anuales, que son pruebas rápidas y sencillas que permiten detectar a tiempo problemas en el oído  y minimizar atrasos en el desarrollo del lenguaje y otras habilidades psicomotoras y sociales del niños.

En las calles, el ruido causa contaminación auditiva de manera alarmante.

Recomendaciones

  • Evitar pitar al conducir.
  • Escuchar música a un volumen moderado.
  • Alejarse de las fuentes de ruido mayores a 85dc (similar al de una aspiradora)
  • Proteger los oídos con tapones o audífonos en lugares de riesgo como conciertos, construcciones, tráfico.
  • Hacerse un chequeo auditivo anual
  • Reportar ruidos excesivos a las autoridades competentes: Alcaldía de Panamá 204-1100 o Miambiente 800-6969