¿Vives en un edificio enfermo?

898
0
COMPARTIR
Es importante controlar la calidad ambiental interior en los edificios (iluminación, ruido, vibraciones, aire, olores, agua, temperatura y otros aspectos.

 

Nada tiene que ver con la antigüedad del edificio. Un PH puede ser considerado “enfermo” al evaluar algunas variables que afectan a quienes lo habitan, y que muchas veces no son identificadas oportunamente, provocando malestar en los residentes sin que éstos, logren definir cuál es la causa de muchos de sus problemas.

Existen criterios internacionales para “diagnosticar la salud de un inmueble”. Tras hacer una evaluación de los vecinos del edificio, es posible identificar síntomas como alergias constantes, dolores de cabeza, irritación de piel, garganta y ojos, y adormecimientos en ciertas zonas del cuerpo. Todo está sujeto a la predisposición de la persona pero si el 20% de la población de la edificación o más, presenta los signos, se puede hacer la confirmación de que la causa es la enfermedad del PH.

Independientemente de la fecha de construcción del edificio, es posible que el mismo reciba un mal diagnóstico. Polvo de la propia construcción, químicos presentes en la pintura usada en todo el inmueble, e incluso ciertos químicos como el formaldehido (usado como preservante para algunas superficies de los muebles) son considerados detonantes.

No existen regulaciones que clasifiquen a los edificios como enfermos; sin embargo, es posible hacer evaluaciones para confirmar la presencia de colonias de hongos en las paredes. Panamá cuenta con un laboratorio para realizar estos exámenes que atiende pruebas provenientes de todo el país, e incluso de Centroamérica y el Caribe.

Panamá: sede de la prevención

En los edificios viejos, la principal causa de la enfermedad del PH es el sistema de aires acondicionados, capaz de propagar el hongo causado por la humedad y dispersarlo por todos los espacios. “Los hongos son la afectación número uno de los edificios en Panamá”, advierte el ingeniero José Carlos Espino, reconocido higienista ambiental de la empresa consultora Grupo ITS, presente en la 8va. Conferencia anual De Tecnoedificios & Seguridad realizada en el país.

Con gran éxito culminó con la 14ta. Conferencia anual de Refriaméricas y 8va. de Tecnoedificios & Seguridad. Más de 2 mil personas se dieron cita este año en el Centro de Convenciones Atlapa.
Con gran éxito culminó con la 14ta. Conferencia anual de Refriaméricas y 8va.
de Tecnoedificios & Seguridad. Más de 2 mil personas se dieron cita este año en el Centro de Convenciones Atlapa.

“Este problema puede existir en residencias, así como en espacios de uso público (bancos, hospitales y oficinas) en los que por el afán de buscar la eficiencia energética, muchas veces se sacrifica la ventilación correcta al hacer edificios sellados, afectando a las personas quienes también son parte del ambiente. Existen estudios que comparan el costo de ahorro energético que logra un edificio versus el costo en ausentismo por enfermedad que ocasiona la mala ventilación”, indica el experto.

Espino asegura que tras hacer una correcta evaluación del edifico, de manos de personal especializado en el tema, se debe ir más allá de la limpieza de los ductos de aire acondicionado.  “En Panamá, la mayoría de los ductos son de fibra de vidrio y al limpiarlos, este material se dispersa en el ambiente, provocando más riesgos. Lo más importante es que el sistema de ventilación esté en óptimas condiciones para que el microclima del área sea el adecuado y se eviten cambios bruscos de temperatura”

Recomendaciones básicas

– La humedad relativa debe estar por debajo del 60% en interiores para frenar que los hongos y ácaros se reproduzcan.

– El aire acondicionado debe estar limpio para evitar la dispersión de micro partículas de polvo que están en el aire y afectan las vías respiratorias.

– El mal funcionamiento de los aires acondicionados y la ineficiente circulación de aire desde el exterior, provoca acumulación de CO2 (dióxido de carbono) que al elevarse, provoca cansancio y debilidad.

– Se debe evitar el uso del cuarto de aire acondicionado como depósito.

– Se debe hacer una limpieza regular de alfombras y cortinas de tela.